Desde el siglo XVI Madrid cuenta con esta joya arquitectónica, incluyéndose como una de las bibliotecas más bellas de España. Sobrevivió a un incendio siglos después, y hoy es un foco de interés cultural que atrae a multitud de visitantes cada año. Conocida también como la Escurialense o la Laurentina, se trata de un espacio