El acceso a todos los textos, al conocimiento, es hoy, prácticamente, universal, o al menos, existen los medios para que pueda serlo. Sin embargo, no siempre fue igual. En la antigüedad, las palabras eran mágicas, propiedad de los dioses y de sus siervos, y por eso, estaban confinadas en los templos. La Casa de la