Muchas de las 65.000 bibliotecas públicas existentes en Europa ofrecen servicios de educación no formal y educación informal, participando así de manera activa en la formación de sus ususarios. Sin embargo, el impacto de estos servicios aún no ha sido estudiado en profundidad. Para tratar de cubrir esta carencia, EBLIDA y la Asociación Lituana de