Con la democratización del acceso a Internet se ha producido un cierto espejismo entorno al “todo gratis”. Es cierto que tenemos a nuestro alcance un número ingente de recursos, información, etc., pero aunque hablemos de recursos gratuitos que en apariencia no suponen un coste económico más allá de la tarifa de conexión, no podemos olvidar