La incertidumbre que plantea el futuro del libro electrónico, ocupa cada día jornadas, debates, discusiones a la hora del café, páginas de periódicos y minutos en radio y televisión. Tanto lectores como profesionales expresan sus opiniones. Un constante tira y afloja por mantener el formato tradicional o subirse al carro de la innovación. El pasado