Muchos son los jovencísimos lectores que salen de la biblioteca orgullosos de mostrar su flamante carné el día que acuden a recogerlo. En muchos casos, es su primer documento de identificación personal que los habilita como usuarios responsables de un servicio público. Los usuarios empedernidos de servicios biblilotecarios han (hemos) acumulado años atrás en nuestra