Nadie pone en duda la utilidad de los cuentos no solo como fuente de placer en sí mismos para los niñ@s, sino también por su potencial pedagógico.  La realidad  social ha cambiado mucho en los últimos 30 años: familias homoparentales, uniones entre personas del mismo sexo o maternidad subrogada son expresiones que designan realidades nuevas.