Hace poco más de un año saltó la noticia entre los medios especializados de internet: Diáspora comenzaba su andadura con la liberación del código fuente. Los no iniciados en el maravilloso mundo de la programación todavía tendríamos que esperar un tiempo para comprobar si la nueva red social implementada con open source respondía a las expectativas. Era