Hace unos meses saltaba la polémica al conocerse la incompatibilidad de la jubilación con el cobro de más de 9.000 euros de derechos de autor. Los propios autores, las entidades de gestión de derechos de autor y la sociedad lectora en general, se mostraban indignados por algo que más bien parecía una broma de mal