Desde marzo de 2015, el Real Jardín Botánico de Córdoba ha querido sacar de su recinto habitual la riqueza floral que custodia y conserva para el general conocimiento de sus vecinos. La frescura propia de tantas plantas tuvo que influir necesariamente de forma positiva a la hora de dar con una solución tan imaginativa como