Durante la II Guerra Mundial, y más concretamente en Alemania, miles de monografías fueron destruidas. Y el motivo no fue otro que eliminar todo conocimiento que hiciese dudar del nacionalsocialismo que en aquella época imperaba. Sin embargo, existieron bibliotecas que, pese a las dificultades de la guerra, no dieron su brazo a torcer, y mediante