En el mismo momento en el que entras a formar parte del mundo de la gestión de la información adquieres un compromiso. Puedes ser o no consciente de ello, pero sobre todo si estás al frente de un servicio público no puedes mantenerte ajeno a la sociedad a la que sirves y a sus problemas.