Dice el neurólogo António Damásio —Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 2005— que no somos máquinas pensantes que sentimos sino máquinas sentimentales que pensamos. No es objeto de este post el entrar a debatir sobre la relación emoción-razón que a día de hoy sigue abierto sino reflexionar acerca de las competencias