Muchas veces hemos hablado, y discutido, sobre qué hacer con la organización de los libros (y demás documentos) en casa: ¿los clasifico y ordeno como en la biblioteca? ¿a partir de qué número de ejemplares puedo considerar que ya tengo una importante colección? ¿qué ordenación debo de utilizar?… y en muchos casos se cumplía con