En el afán por satisfacer las necesidades de los usuarios, las bibliotecas públicas no reparan en los soportes ni en los lenguajes de sus documentos. En este sentido, si vivimos en una sociedad audiovisual, en la que gran parte de sus productos se crea o se convierte en imágenes, la biblioteca pública está obligada a