Un consejo desde la biblioteca “más moderna del mundo”: utiliza la sorpresa como estrategia de marketing para cambiar la trasnochada imagen de la biblioteca pública. Y yo apostillo, modestamente, que los centros de interés son herramientas perfectas para esta tarea