Entre los días 23 a 25 de noviembre hemos disfrutado de un encuentro en la Biblioteca Nacional Argentina, del cual quiero rescatar algunos aspectos y espero su opinión al respecto. Por empezar, temor muy grande ante estos eventos, no hubo problemas de acreditación, de espacio, de audio, calefacción, etc. Parece un primer comentario algo frívolo