La lectura es una afición recomendable a cualquier edad, independientemente del bagaje profesional que uno tenga. Tendemos a pensar que ciertas personalidades que podríamos etiquetar como famosas (actores, cantantes, músicos…) tienen tiempo para cualquier cosa menos para sumergirse en un libro. Y en esto llegó Keith Richards confesando que de joven quiso ser bibliotecario. No