Érase una vez, en pleno corazón del invierno una reina que cosía al lado de la ventana. A través del marco de ébano, contemplaba los copos de nieve que revoloteaban en el aire, como plumas. De pronto, se pinchó en el dedo, y tres gotas de sangre cayeron en la nieve. Sobre el fulgor de