A comienzos de la década de 1980, el estudio de arquitectura de Blanca Lleó diseñó un bibliobús que rompía con todo lo que se había visto hasta ese momento en España. Eran tiempos de cambio, de modernidad, de olvidar cuarenta años de vida en blanco y negro, de deshacerse de la imagen seria, dura y