No es muy corriente ver una Biblioteca pintada de amarillo, rosa o azulón (aunque sea muy recomendable), tampoco son frecuentes las Bibliotecas que sustituyan su fachada por una valla publicitaria sobre sus servicios (aunque también pueda ser muy recomendable); y sin embargo, esa es la apariencia normal de los Bibliobuses. La apariencia exterior de un