A priori podemos pensar que la profesión bibliotecaria no entraña riesgo alguno para la salud o que los peligros a los que estamos expuestos en nuestros centros de trabajo son menores en comparación con cualquier otra actividad profesional en la que la persona ponga en peligro su integridad física. Pero cometemos un error no confiriéndole