Como hemos visto en otros posts, los bibliotecarios estamos cansados de que se asocie la biblioteca a estereotipos anticuados, censuradores, aburridos… y yo me pregunto ¿y si le cambiamos el nombre? En márketing, cuando un término asociado a un producto es “rechazado” por su target o público objetivo se cambia, se redefine para que se