Reconozco que para mí son más importantes el tiempo biológico y las relaciones humanas que vivir dentro de una red social en la que me pierdo (y a veces me aburro) tratando de abarcar multitud de noticias, opiniones y comentarios de todo tipo de personas, sin desmerecer por ello su aporte personal y su creatividad.