Suelo hojear el periódico todas las mañanas. Es como una especie de ritual diario que, digamos, me ayuda a intentar comprender mejor el mundo. Sin embargo, el miércoles 19 de este mes, me encontré con algo que me sorprendió gratamente en un periódico de prestigio como es El País: una bibliotecaria publicaba un mensaje de