Cada vez son más frecuentes los estrenos en la pantalla del cine basados en libros y los que somos asiduos lectores, nos encanta la idea; pero muchas veces nos llevamos decepciones por el resultado. Quizá porque no resulta fácil condensar todo lo acontecido en 300 páginas que contiene un libro en una producción audiovisual de 2 horas,