Según Oliver Sacks, el objetivo de nuestro cerebro es sobrevivir y para ello utiliza cualquier estrategia. Una de ellas, es adulterar los recuerdos y sustituir la información que le falta, por maquinaciones o fantasías aunque parte de esta información sea inventada. A nuestro cerebro no le puede faltar información, por ese motivo rellena los huecos