En la actual sociedad de la información, a la biblioteca pública no le queda más remedio que reinventarse una vez más —no es la primera, ni será la última— si quiere seguir siendo una institución puntera tanto en el mundo del libro como en el mundo de la información. Si la sociedad cambia, la biblioteca