“[El Bibliotecario] tampoco permitirá que se entre en ella con gorro, cofia, pelo atado, embozo, u otro trage [sic] indecente o sospechoso; ni muger [sic] alguna en dia y horas de estudio; pues para ver la Bibliotheca podrán ir en los feriados con permiso del Bibliothecario Mayor”. Así reza el artículo 7 del capítulo 1