Tras el fin de la II Guerra Mundial, el gobierno de los EE.UU. desplegó en las zonas ocupadas bajo su jurisdicción unas bibliotecas provisionales pensadas tanto como un instrumento para el auxilio de sus soldados, como un medio difusor del estilo de vida americano entre la población nativa. Estas dotaciones, además de libros, contaban con