El acoso escolar ha sido tradicionalmente un problema con el que podían encontrarse los centros escolares de primaria o secundaria. Con la llegada de las nuevas tecnologías, ha tomado cuerpo en numerosos métodos y canales por los que algunos alumnos se sienten ciber-amenazados o ciber-acosados por el uso fraudulento de contenidos de carácter privado. Principalmente,