Ayer tuvimos el inmenso placer de celebrar un día que, si bien, debería celebrarse todos los días, es para muchos el día mundial de la cultura y el saber. Un día en el que bibliotecarios y usuarios somos uno, y en el que conmemoramos esa unión inquebrantable. Veinte años no es nada. Y menos para