Vecinos bibliotecarios

La semana pasada el concejal de Las Artes del Ayuntamiento de Madrid, Fernando Villalonga, apoyado por la actual alcaldesa Ana Botella, propuso que una parte de los puestos de las dos nuevas bibliotecas de la ciudad fueran cubiertos por vecinos voluntarios.

Voluntario en la bibliotecaAnte la reacción que suscitaron sus declaraciones, el concejal se vio obligado a aclarar que en ningún caso se cubrirían puestos que deberían ser remunerados con voluntarios. Algo que, dicho sea de paso, es ilegal.

Uno de los argumentos que utilizaba Fernando Villalonga para apoyar en un primer momento su propuesta era que él, antes diplomático en Estados Unidos, lo había visto allí y sostiene que es una práctica común.

La alcaldesa añadió además: “Tenemos que ser capaces todos de devolver a la sociedad algo de lo que nos da la sociedad”. Un discurso que recuerda inevitablemente al del primer ministro del Reino Unido, David Cameron, donde se han cerrado bibliotecas y se han perdido puestos de trabajo por la convicción de que si un servicio es realmente importante para la comunidad, los ciudadanos deberían estar dispuestos a ofrecerse como voluntarios para mantenerlo.

¿Es realmente una práctica común en Estados Unidos que las bibliotecas las lleven voluntarios? A falta de más tiempo para elaborar la respuesta he acudido directamente a dos de mis bloggers favoritas de la biblioblogosfera estadounidense: Bobbi Newman y Sarah Houghton.

Tweets sobre voluntarios en USA

“Es común tener voluntarios trabajando en las bibliotecas para hacer cosas como devolver los libros a las estanterías pero no para ejercer las funciones de un bibliotecario.”

“No es común, no, pero se hace en algunos sitios. Aunque los voluntarios no reciben el nombre de ‘bibliotecario’.”

¿Y en Reino Unido donde en 2010 se empezaron a aplicar las ideas de sustituir bibliotecarios por voluntarios? Pues tampoco. Sólo el 1% de las bibliotecas son gestionadas por voluntarios y el Chartered Institute of Library and Information Professionals (la asociación profesional) tiene claro que incluso estas bibliotecas deben tener un personal básico remunerado y en ningún caso los voluntarios deben servir para sustituir a los profesionales.

Si os interesa, os recomiendo visitar “Volunteer-run libraries”, donde podréis ampliar información sobre este tema.

The following two tabs change content below.

Natalia Garea

Trabajo en una biblioteca académica en Londres. Espero poder desarrollar mi carrera profesional en el sector de la Información, viajar y aprender mucho.

Latest posts by Natalia Garea (see all)

A %d blogueros les gusta esto: