La importancia de la Educación y el papel de las bibliotecas - BiblogTecarios

La importancia de la Educación y el papel de las bibliotecas

Estas semanas pasadas se han celebrado en Estados Unidos, donde me encuentro, las convenciones nacionales del partido republicano y del partido demócrata.

Ha sido imposible pasarlas por alto porque todos los medios de comunicación hablaban de las intervenciones que se hicieron en ellas: qué fue lo más destacado de cada una de ellas, quién dio el mejor discurso y hasta cuales fueron las palabras más repetidas.

Parece que llamó bastante la atención el tiempo que dedicó Barack Obama en su discurso a hablar de la Educación. La única persona que hizo énfasis en este tema en la convención republicana fue la anterior Secretaria de Estado, Condoleezza Rice.

En la última parte del discurso Rice dice que hoy más que nunca la grandeza de un país está basada en el potencial humano y en la ambición. Que la idea en la que se basa Estados Unidos y que la mantiene unida es que “no importa de donde vengas, lo que importa es a donde vas” y que “no puedes controlar tus circunstancias pero si tu respuesta a las mismas”.

El famoso sueño americano: empezar de la nada y acabar consiguiendo lo que uno se propone, hacerse a uno mismo.

Para ella la mejor forma de tener respuestas a las circunstancias que uno pueda afrontar es una Educación de calidad. Sin embargo, se pregunta si realmente se puede aplicar eso de que “no importa de donde uno viene” cuando se puede determinar si alguien va a recibir una buena educación o no según su código postal.

En las ciudades de Estados Unidos cada zona paga una cantidad de impuestos distinta, que se reparte para pagar servicios públicos de esa zona. Si uno vive en una zona con impuestos altos va a tener un colegio con mejores recursos. ¿Pero y si no puede permitírselo?

Por eso concluye que la fortaleza del país, que se mantenga ese ideal que les une, pasa por garantizar una Educación de calidad a todos y hacer un esfuerzo para ayudar especialmente a los más pobres. Y no sólo eso, lo califica como el reto de los derechos civiles de nuestra era.

Obama por su parte habló de que la Educación es la que abre la puerta de las oportunidades y que todo el mundo, sin tener en cuenta su situación económica y su edad, debería tener acceso a ella. Explicó lo que ha hecho para mejorarla en esta legislatura y cómo pretende seguir mejorándola con la intención, entre otras cosas, de que no haga falta importar trabajadores cualificados y que las personas se puedan “reciclar” en nuevos empleos.

Ambos discursos plantean la importancia de la Educación para avanzar como sociedad y para conseguir el bienestar de la misma.

Justo en el mismo periodo de tiempo que aparecieron estos discursos leía una entrada de Annoyed Librarian en la que decía que las bibliotecas no están para ayudar a los pobres como lo hace una agencia de servicios sociales. Cada uno tiene su función pero es mejor enseñar a pescar que dar el pescado. Para quien pueda argumentar que es mejor eliminar bibliotecas y crear más comedores sociales, Annoyed Librarian responde: “entregar comida es un acto con una importancia temporal, educarse es un bien permanente”.

Y me acordé de un artículo de Susana Menéndez Seoane (2007) en el que hablaba del origen de la planificación de las bibliotecas públicas. En él cuenta cómo desde que se empezaron a planificar las bibliotecas públicas, se tuvo muy en cuenta su función educativa, como ya en el “Manifiesto de la UNESCO para la biblioteca pública” de 1949 se consideraba a la misma un “institución democrática de la enseñanza” y como los proyectos que llevaba a cabo la UNESCO para asentar las bases de un sistema educativo eficaz en países subdesarrollados se planificaban también sistemas de bibliotecas públicas.

Cuando pienso en los discursos que se han dado en Estados Unidos y lo comparo con lo que veo en España, aún sabiendo que la situación de la Educación y de las bibliotecas en Estados Unidos dista de ser ideal y no todo el mundo está concienciado al respecto, no puedo evitar pensar que conviene que se le recuerde a las personas que hay cosas en las que no se debería recortar en tiempos de crisis bajo ningún concepto.

La Educación es una de ellas y cuando hablamos de ella, hablamos también de los centros educativos y sus recursos, de las bibliotecas (públicas, escolares, universitarias) y de los empleados de estas.

Por cierto, ambos discursos tuvieron una mención especial a la importancia de los profesores. Profesión por la que, a diferencia de lo que veo en España, si se percibe mucho respeto en este país.

Las consecuencias de nuestras acciones se verán reflejadas en la sociedad del mañana. Tengo dudas de si cumplir el objetivo del déficit a toda costa va a mejorar nuestra sociedad pero no me cabe duda de la enorme diferencia que supone la Educación.

 

El artículo mencionado: Menéndez Seoane, Susana (2007). La planificación de bibliotecas públicas: una aproximación histórica a un concepto actual. Boletín de la Asociación Andaluza de Bibliotecarios, Vol. 22, Núm. 88-89, julio-diciembre, 2007, pp. 69-87. Málaga: Asociación Andaluza de Bibliotecarios.

The following two tabs change content below.

Natalia Garea

Trabajo en una biblioteca académica en Londres. Espero poder desarrollar mi carrera profesional en el sector de la Información, viajar y aprender mucho.

Latest posts by Natalia Garea (see all)