Cuentos de Maricastaña, para niños y mayores - BiblogTecarios

Cuentos de Maricastaña, para niños y mayores

Cuentos de MariCastaña

Los niños, colaboradores incondicionales

Siempre oí a mis mayores relatar historias y cuentos de la época de Maricastaña. Al principio pensé que se trataba de una mujer de edad incierta, ni muy mayor ni muy joven, que se dedicaba a servir de enlace de actividades pasadas traídas a un presente teñido de sepia, con ribetes irregulares, como las viejas estampas en blanco y negro. Me evocaban tiempos pretéritos llenos de leyendas maravillosas, costumbres entrañables y hechos heroicos memorables. Sería la corta edad o la imaginación con que he adornado desde muy temprana edad todo aquello que me rodeaba. El caso es que la tal Maricastaña me sirvió de inspiración a una actividad realizada en la biblioteca para disfrutar de los cuentos con pequeños y mayores.

A lo largo del otoño, en la Biblioteca de Orgaz, hemos organizado unas sesiones de cuentos fuera del espacio habitual de realización de cuentacuentos para acercarnos a otros lugares que también desean disfrutar de la tradición oral.  Aunque no resulte una actividad novedosa, pues algunas bibliotecas llevan realizando estos encuentros muchos años, sí ha resultado muy gratificante para las personas que participaron en ella, sobre todo niños y mayores. Se trataba de integrar a la población infantil y de la tercera edad en un espacio, el Centro de Día de Orgaz y en la Residencia de ancianos de Orgaz, y en un momento compartido, para rescatar la tradición ancestral de contar y escuchar historias de todos los tiempos.

La actividad se planteó como una extensión de los servicios de la Biblioteca, de modo que se pudiera llegar a usuarios externos a la misma y que habitualmente no pueden acceder a ella debido a problemas de movilidad y dependencia. Es una premisa fundamental considerar que la biblioteca, de cualquier índole, debe procurar atender a la totalidad de la comunidad en la que se encuentra, y por ello se decidió salir del espacio físico y disfrutar de la cultura en comunidad, implicando a distintas franjas de población, como son en este caso las personas mayores que acuden al Centro de Día, los residentes de la Residencia de Ancianos, los niños del colegio público “Conde de Orgaz” y también los integrantes del club de lectura.

Leyendo un cuento

Leyendo un cuento de antaño

La programación se planteó fundamentalmente como una colaboración entre el personal de los centros a los que se acudió y la biblioteca. Se propuso la preparación de algunos cuentos por parte de los usuarios del Centro de Día, alentados por Silvia, terapeuta ocpacional del Centro, y por Cristina, directora de la Residencia de Ancianos. Durante los días previos, prepararon unos cuentos que luego  representaron, consiguiendo la complicidad del público infantil gracias a unos sencillos marcapáginas con los personajes del cuento.  También los residentes de la Residencia de Ancianos prepararon un emotivo y colorido cuento navideño que nos regalaron en una fría tarde de diciembre.

El desarrollo de la actividad tuvo lugar en tres sesiones, dos en el Centro de Día y una en la Residencia de Ancianos, de una duración de aproximadamente una hora, en las que se pudo intercambiar la tradición oral de nuestros mayores y se disfrutó de la frescura y espontaneidad de los cuentos infantiles. Tanto los profesionales de ambos centros como la bibliotecaria preparamos las historias que después compartiríamos y también pudimos escuchar de nuestros mayores relatos que ellos escucharon a su vez en su niñez y juventud. En definitiva, se trató de disfrutar de esas historias del tiempo de Maricastaña, de conocer las leyendas de nuestra tierra y de disfrutar con la tradición oral, que se va transmitiendo de grandes a chicos.

Toda una fiesta popular, un enriquecedor intercambio generacional que supuso para los abuelos un trabajo previo de preparación para los encuentros y un gozo enorme sentirse protagonistas de unas visitas infantiles, y para los niños una ameno intercambio de historias con los mayores. Enlazamos tradición y actualidad, algo esencial para poder crecer como ciudadanos integrados en la comunidad, que conocen y disfrutan de las tradiciones y las comparten. El propósito de reunir a estos grupos de generaciones distintas y llegar a más público sin duda se consiguió. De hecho, tanto unos como otros esperan con interés las siguientes sesiones de cuentos de antaño para disfrutar y compartir.

Y es que desde tiempo inmemorial, todos los hombres nos hemos recreado con la tradición oral de nuestros semejantes, que nos avivan la imaginación y nos ayudan a olvidarnos del tedio habitual o las prisas constantes. Relatos al calor de la lumbre, proclamados en la amplitud de las plazas o susurrados en rincones silenciosos donde se puede volver a sentir la magia que surge tras decir las palabras… “Érase una vez, en un lejano país, sucedió…”.

 

 

 

 

 

The following two tabs change content below.
Bibliotecaria, filóloga, apasionada lectora. Siempre investigando nuevos caminos para hacer de las bibliotecas lugares fundamentales para el desarrollo intergral de los ciudadanos.

Latest posts by Mercedes Carrascosa (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *