Dinamizar clubes de lectura virtuales o en la nube

Dinamizar clubes de lectura virtuales o en la nube

Sin títuloComo promulga el popular slogan publicitario de un automóvil: Los que hablan, hablan. Los que hacen, hacen cosas que dan que hablar. Hace una semana, el Servicio de Bibliotecas y Lectura de Castilla-La Mancha, anunció en varias listas profesionales la puesta en marcha de la Plataforma de Clubes de Lectura Virtuales dirigida a los usuarios de la Red de Bibliotecas Públicas de la región. El 17 de enero, mi compañero Antonio Casado escribió en Biblogtecarios En marcha los clubes de lectura virtuales de Castilla-La Mancha. Una búsqueda en Google muestra la repercusión de la buena noticia. Quien hace cosas, da que hablar. Y qué gusto que así sea.

Recorro, a mi vez, la plataforma. Es intuitiva y es fácil de navegar por ella; incluye ayudas en la sección de preguntas frecuentes, muy útiles para el usuario y, en general, la información es clara y fácil de interpretar. Los tres clubes de lectura comenzarán su andadura el próximo 1 de febrero (los lectores manchegos aún tienen tiempo de inscribirse) y serán coordinados por tres profesionales de la talla de Pep Bruno (narrador oral, escritor, editor, dinamizador de clubes de lectura y, como el mismo se define y qué importancia tiene, lector); Juan Prieto García (bibliotecario, con dilatada experiencia en clubes de lectura presenciales y virtuales. Quiero destacar aquí su labor en el mítico y pionero club bloguero El Grito de la Biblioteca Pública de Albacete, al que reseñé en la comunicación presentada en el III Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas celebrado en Murcia en 2006: Bibliotecas blogueras: creando espacios de diálogo, creación y aprendizaje); y Alejandro López Muñoz, (especialista en clubes de lectura juveniles, de cómic y de francés, y al que tuve el gusto de conocer virtualmente en los cursos que imparto, tanto en solitario como con Florencia Corrionero, en la Fundación Germán Sánchez Ruipérez: TransFormar usuarios en el siglo XXI y Los clubes de lectura en la nube). Les invito a que lean el post de Antonio Casado y a que naveguen por la web de los clubes de lectura virtuales.

Qué gusto dar que hablar cuando se trata de temas como éstos. Leo en la plataforma que pertenecer a un club de lectura presencial no impide participar en la experiencia virtual. Yo aún diría más. Aunque básicamente, un club de lectura es un espacio en el que se comparte con otros la alegría de leer, si el club es virtual la sensación se intensifica. El coordinador tiene, en estos clubes, un papel difícil y un reto maravilloso. Dinamizar un club de estas características, al que hay que amueblar, solamente con palabras, con la necesaria empatía y el imprescindible rigor, es una de las satisfacciones profesionales y personales que atesoro con más cariño. Desde el año 2005, (en blogs, plataformas Moodle, Facebook, Twitter, o, más recientemente, en Nubeteca, la plataforma puesta en marcha por la Diputación de Badajoz y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez), he coordinado clubes virtuales tan dispares como las obras que se leían en ellos. En los primeros, las obras no estaban accesibles, como sucede en la plataforma de Castilla-La Mancha, pero en las últimas experiencias, los lectores leían los libros en la nube, los subrayaban y compartían a través de las redes sociales citas o pensamientos. Incluso, en un par de ocasiones, enmarcadas en Territorio Ebook de la FGSR, con Niños feroces (Destino) de Lorenzo Silva y Lágrimas en la lluvia (Seix-Barral) de Rosa Montero, participé en el enriquecimiento de las novelas, incluyendo en el archivo epub enlaces a documentos audiovisuales y textuales. Para ello, fue necesario llegar a acuerdos con las editoriales y con los autores, quienes se implicaron en el proceso de enriquecimiento, así como en el proyecto global de los clubes. Porque es muy complicado llegar a acuerdos con las editoriales, con los autores, libro a libro, proyecto a proyecto, acción a acción, la solución de la Red de Bibliotecas de Castilla-La Mancha no solo es necesaria, sino que es pertinente. Hay que hacer las cosas. Dar que hablar. Luego, quizás, quién sabe.

Sé que algunos compañeros bibliotecarios estarán de acuerdo con las siguientes afirmaciones:

  • En la dinamización de los clubes de lectura virtuales hay que apoyarse en la experiencia de los clubes de lectura presenciales, pero diseñando una dinamización propia y singular, característica del medio y de la obra concretos.
  • Es interesante intensificar las estrategias lúdicas (¿gamificación? Hay que repasar los artículos de Ana Ordás en Biblogtecarios: La gamificación, tendencia en bibliotecas y Gamificación como estrategia en bibliotecas españolas).
  • Es útil fijarse en lo que hacen los bibliotecarios infantiles/juveniles en sus animaciones.
  • Es central rentabilizar el recurso más importante que tienen las Bibliotecas Públicas: sus usuarios.

Un último aspecto que toca de lleno el club de lectura virtual y la Biblioteca Pública: la lectura social. En las actas del VIII Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas, se publicará una comunicación en la que reflexiono ampliamente sobre ello. Se titula La Biblioteca Pública y la lectura social, y en ella defiendo el club de lectura virtual o en la nube (si la obra está en la plataforma) como una herramienta esencial para la práctica y el fomento de la lectura social y como una oportunidad más que interesante para la Biblioteca Pública, ya que afianza la confianza con sus usuarios, genera reconocimiento, establece relaciones de calidad entre lectores y autores (cuando es posible) y un largo etcétera.
Sí, los clubes de lectura son espacios de aprendizaje, de creación, de socialización. De calidez, de sorpresa.

Hacer cosas que dan que hablar.

The following two tabs change content below.

María Antonia Moreno

Especialista en fomento de la lectura y redes sociales, especialmente en entornos de clubes de lectura, tanto virtuales como presenciales. Los últimos dieciséis años en los que he trabajado en uno de los Centros de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, he descubierto que el club de lectura es un espacio privilegiado de creación, aprendizaje, diálogo y sorpresa. En este blog, transmitiré todo tipo de reflexiones derivadas de la experiencia, así como noticias sobre nuevos proyectos que se desarrollen en el entorno de la Biblioteca Pública.

Latest posts by María Antonia Moreno (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *