Historia en viñetas de la Gran Guerra

Historia en viñetas de la Gran Guerra

Cubiertas DEF.indd

Historia en viñetas de la gran guerra” es la compilación de algunas de las viñetas más representativas que el historietista Louis Raemaekers publicó en diversos periódicos durante la Primera Guerra Mundial. Su trabajo adquirió en poco tiempo una importancia tan grande para la propaganda aliada que llegó a causar un incidente diplomático entre su país, la neutral Holanda, y Alemania. Esta selección, compuesta a partir de la “Raemaekers’ Cartoon History of War” (en tres volúmenes, publicada originalmente en 1919), contiene tanto reproducciones de las imágenes originales como textos escogidos especialmente para la ocasión. Estos últimos ayudan a comprender un poco mejor el contexto en que se encuadran las primeras.

Crítica personal

Las páginas de esta compilación están llenas de denuncia, sátira y mucha tristeza. El mundo que muestra Raemaekers estaba herido de muerte, plagado de atrocidades que muchos se negaban a admitir que les afectasen. Desde su punto de vista, los aliados y los países hasta ahora neutrales debían vencer a la malvada Alemania, fuente de todos los males. La figura del Káiser se repite una y otra vez, así como las representaciones de los diferentes países como personajes típicos (Italia, Japón, Estados Unidos). La realidad es tan deprimente, tan cruel, que no merece la pena dibujarla tal cual es y se antoja necesaria la metáfora visual (se repite a menudo la figura de la muerte en forma de esqueleto). Otras, sólo mediante el escapismo pasajero que nos concede la caricatura y las situaciones surrealistas podemos obtener un momento de humor negro. Me llama especialmente la atención ver a los alemanes como cerdos (pág. 129). V0015801 World War One: a large snake, symbolic of a gas attack, stri

Se sucede también la crítica a los llamados desastres de la guerra, tanto en el campo de batalla como en las zonas civiles: escenas de guerra, campos de prisioneros, las alambradas, las trincheras; escenas de la vida cotidiana durante la contienda, el dolor ante las muertes debido a las bombas (como la bellísima viñeta titulada “El triunfo del Zepelín” de la pág. 105) o la huida de la población hacia territorios más seguros. De igual manera combina las escenas más fieles a la cruda realidad, con las metáforas (los gases venenosos como una serpiente).

Me gustaría detacar tres viñetas que me resultan interesantes. Una es sobre el alcoholismo (pág. 79), el único tema no relacionado con la guerra que hay en el libro, pero que ilustra uno de los males de la época; otra es la de la ejecución de mata Hari (pág. 350), no tanto por la viñeta en sí, como el texto que ilustra de forma conmovedora el fin de una de tantas partes implicadas en la guerra; y finalmente una curiosa representación de nuestro rey Alfonso XIII rodeado de mujeres en la pág. 199.

i_118

En cuanto al estilo, varía entre lo más realista (sin dejar de resultar grotesco) y la caricatura más acertada y original. El trazo es ágil, fluido, bien ejecutado, combinado en ocasiones con tinta para aportar matices a la composición. Se nota una formación clásica, con gran conocimiento de la anatomía humana. Gracias a ello consigue sacar partido a las posibilidades expresivas que nos ofrece el cuerpo humano. Es capaz de logar imágenes bellas y tétricas a la vez (pág. 187 o 217).

La edición con la que nos encontramos es muy cuidada, con una maquetación elegante. Aunque no se trata de la edición integral de la que hablábamos al principio, la presente selección nos permite hacernos una idea bastante aproximada de la obra de Raemaekers. La inclusión de textos como acompañamiento de las viñetas puede resultar algo densa al principio, y tal vez en algunos casos sólo apta para expertos en la materia. Sin embargo, creo que son vitales porque ayudan a una correcta inmersión en la época que tratan de ilustrar.

Creo que “Historia en viñetas de la Gran Guerra” es un libro muy útil tanto para amantes de la viñeta periodística, política y social, como para historiadores, ya que nos proporciona un valioso testimonio de una época.

Conociendo al autor

Louis Raemaekers (Roermond, Países Bajos, 1869) comenzó su carrera como paisajista y caricaturista. Durante la Primera Guerra Mundial haría acopio de todo su sentimiento antigermánico para denunciar las atrocidades que se sucedían en el conflicto y para animar a los indecisos a unirse en la contienda. Su fama fue creciendo poco a poco, hasta llegar a ser tan molesto que el Gobierno alemán, según se cuenta, pondría precio a su cabeza.

Tuvo por tanto un papel destacado en la propaganda de los aliados, llegando a alcanzar fama internacional. Fue premiado con multitud de condecoraciones y sus obras se podían contemplar en exposiciones, numeros diarios, compilaciones, tarjetas postales e incluso cajetillas de tabaco. Llegaría a hacer hasta una gira americana con el fin de animar a la población a unirse a la causa y ayudar a terminar con la guerra. Al resolverse el conflicto su trabajo fue cayendo poco a poco en el olvido, aunque su influencia puede verse en toda la generación posterior de historietistas.

Referencia bibliográfica

Raemaekers, Louis. Historia en viñetas de la Gran Guerra. [S.l.]: Ginger Ape Books&Films, 2014.

Para más información: Louis Raemaekers en el Proyecto Gutemberg y Louis Raemaekers en Archive.org

 

The following two tabs change content below.

María Benitez

Bibliotecaria, documentalista y community manager en formación constante. Me apasiona navegar por la red en busca de noticias y nuevos datos acerca del mundo del libro, la edición, las bibliotecas y las redes sociales. A través de este pequeño espacio trato de transmitir mis inquietudes y descubrimientos. Siempre a la caza de aquello que me resulta más llamativo, más curioso y poco conocido.

Latest posts by María Benitez (see all)

Comments

  1. By Félix

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *