Crear un blog y otros dolores de cabeza (y II) - BiblogTecarios

Crear un blog y otros dolores de cabeza (y II)

Una vez puesto en marcha el blog, nuestro objetivo principal será el de llegar a los lectores. Para ello hemos de dotarlo de contenido interesante, promocionarlo a través de otros blogs y redes sociales, dialogar con seguidores, estar al tanto de la actualidad, etc. Siguiendo la línea didáctica e iniciática del anterior post  me gustaría desarrollar algunos de estos puntos. Creo pueden ser de ayuda para novatos y que nunca está de más recordar. Hay bastantes frentes a los que tendremos que estar atentos.

Mantener el blog: contenido y actualización

Por encima del diseño cuidado (que también ayuda), lo más importante es el contenido. La futura estrategia de márketing  no dará resultados si lo que se pretende promocionar no es interesante o no se presenta de manera medianamente trabajada. Conseguir buenos contenidos no es fácil ni rápido, cuesta coger el ritmo de escritura. Sin embargo hemos de pensar que todo lo que escribamos quedará ahí para futuras visitas. Nuestro trabajo nunca será en balde. Eso sí, hemos de tener en cuenta el enfoque elegido para tratar los temas: de manera extensa y documentada, de forma más distendida y no tan densa, o incluso una combinación de ambas dependiendo de la entrada en concreto. Todo está permitido.

Hemos de ser constantes y escoger un tema que nos apasione. Esto hará más sencillo animarnos a estar al tanto de la actualidad sobre el mismo. Una buena manera de hacerlo es a través de la lectura de otros blogs. Los lectores de feeds al estilo del desaparecido Google Reader facilitarán esta tarea. Podemos también optar por las herramientas incluidas en las plataformas de los propios blogs (tanto wordpress como blogger) o incluso utilizar Bloglovin, un servicio que permite seguir todo tipo de blogs independientemente de la plataforma elegida. En torno a toda esta búsqueda de inspiración debemos tener en cuenta días especiales, convenciones, festivales, charlas, libros, películas,… todo lo que se nos ocurra que pueda variar la rutina del blog para mejor.

Conocer nuestro público

Conocer a nuestros lectores nos ayudará a mantener y/o corregir el enfoque que nos interesa en nuestros posts. Cuidado con caer en la tentación de “venderse” a ellos. El blog fue creado por nuestro propio interés y, aunque ayuda a satisfacer a lectores y la razón de su ser suele residir en ser leído, no podemos rendirnos a todas las opiniones del público sin reflexionar (sobre todo porque no siempre se pondrán en contacto con nosotros los más interesados en el tema). Hemos de hallar el equilibrio entre lo que nos gusta y les gusta. Entre dichos lectores se podrán encontrar también otros blogueros, que enriquecerán especialmente nuestros conocimientos y puntos de vista.

A través de los comentarios se establecerá un contacto directo, tanto desde el mismo blog como por medio de las redes sociales en las que escojamos representarnos. Hemos de ser cautelosos y diplomáticos, estar atentos y diferenciar entre gente que comenta por cortesía, por peloteo, por molestar, sin siquiera leer el post, para promocionarse, para preguntar…

Promocionarnos e interactuar

Aunque ya hemos dicho que la calidad del contenido es lo principal, una buena estrategia de promoción a través de redes sociales no hace mal a nadie. A través de ellas podremos socializar con lectores, responder a peticiones, dudas, curiosidades, etc. así como mantenerlos al tanto de nuestras actualizaciones, investigaciones, intereses paralelos y en consonancia con la materia. Uno de los mejores ejemplos son las páginas de Facebook. Una vez creada sólo nos queda crear contenido, navegar entre páginas similares, comentar publicaciones, compartir otras,… Tampoco es fácil ni rápido, pero si el tema gusta, siempre tendremos algo que aportar, que descubrir a los demás.

Dependiendo de la temática, cada blog podrá estar representado en otras plataformas sociales. Sin embargo, hemos de tener cuidado. Demasiada actividad en diferentes páginas puede dar lugar a caer en el abandono de alguna de ellas, y no hay nada que dé peor imagen que una página de red social abandonada. Por eso debiéramos centrarnos primero en un par, pensando además si realmente es necesario estar ahí. A partir de ese momento, tratar de actualizarla periódicamente y estar atentos a los posibles cambios de configuración (en Facebook no paran las quejas por los innumerables y constantes cambios en la configuración de visualización de las páginas).

Conclusiones

Hasta aquí ha llegado el somero repaso que quería ofrecer. Como se puede observar, un punto enlaza con otro, uno implica otro. Es bastante trabajo y hay muchos frentes en los que trabajar. Pero siempre lo que prevalecerá será la calidad del contenido y la constancia de nuestro trabajo. Más tarde o más temprano será reconocido. No debemos desesperar si no tomarlo como un trabajo que lleva tiempo.

 

The following two tabs change content below.

María Benitez

Bibliotecaria, documentalista y community manager en formación constante. Me apasiona navegar por la red en busca de noticias y nuevos datos acerca del mundo del libro, la edición, las bibliotecas y las redes sociales. A través de este pequeño espacio trato de transmitir mis inquietudes y descubrimientos. Siempre a la caza de aquello que me resulta más llamativo, más curioso y poco conocido.

Latest posts by María Benitez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *