"No tenemos otro remedio que leer..."

“No tenemos otro remedio que leer…”

libro

Porque el deseo de leer como todos los deseos que distraen nuestras almas infelices, puede ser analizado.

Virginia Woolf. Sir Thomas Brownw, 1923

Uno no puede hablar de la lectura sin detenerse en Alberto Manguel, por ello estas líneas vienen a ser una modesta aportación o mejor una invitación a entrar y perderse entre sus páginas que, a la vez, han sido la principal fuente y motor de este escrito. Un libro que cautiva con una historia, ” Una historia de la lectura” dotando al acto de leer la categoría de Insight.

La necesidad de comunicación es inherente a cualquier especie, movidos por este deseo el ser humano fue creando instrumentos y herramientas que le permitieron ampliar sus capacidades y con ellas su poder, así, el hombre fue interpretando su percepción del mundo y le dió una explicación a sus causas, hechos, fenómenos… Creó los medios necesarios para facilitar la transmisión de información. Uno de esos instrumentos fue la palabra que fue evolucionando hasta llegar al lenguaje escrito cuya adquisición y primeros indicios datan desde hace unos seis mil años.

    Leer es ir al encuentro de algo que está a punto de ser y aún nadie sabe qué será…

Italo Calvino. Si una noche de invierno un viajero,1979.

Las primeras formas materiales o documentos escritos fueron objetos sueltos, cuentas en tablas de arcilla (como las tablas de Uruk,) huesos, piedras, cerámicas, un pedazo de piel, una hoja vegetal. Soportes que fueron evolucionando en función de las nuevas necesidades y situaciones sociales. Una de las normas que se estableció, desde el comienzo de la palabra escrita, fue leer en voz alta, pues los signos llevaban consigo su propio sonido, de ahí la frase tan famosa de scripta manent, verba volant que en la acutalidad ha pasado a siginificar lo escrito permanece, la palabra se las lleva el aire, pero en su origen significó todo lo contrario pues se ensalzaba a la palabra en voz alta. Este tipo de lecturas necesitaba una preparación previa, pues se escribía sin puntuación alguna y todo seguido por eso los lectores debían dar la entonación correcta, así como expresividad corporal en función de la lectura, se leía con todo el cuerpo, esta forma de lectura hacía que sólo las personas bien preparadas y con ciertas habibilidades podían acceder a los escritos. Sobre el siglo XIX empezarón los cambios con las primeras normas que exigían silencio a los escriba en los monasterios. En este recorrido no podemos olvidar algunas vicisitudes por las que pasó la lectura, una de  las más importantes fueron las lecturas prohibidas…quema de libros…y como no mencionar el tan famoso índice que la iglesia publicó Index Librorum Prohibitorum et Expurgatorum donde, entre otros, se encontrabn nombres tan relevantes como Voltaire, Diderot… El camino de la lectura está lleno de recobecos y recorrerlos nos llevaría a estar, como dice Manguel, siempre entre los libros no escritos y  entre los libros no leídos…

Todos nos leemos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea para vislumbrar qué somos y dónde estamos. Leemos para entender, o para empezar a entender. No tenemos otro remedio que leer. Leer, casi tanto como respirar, es nuestra función esencial… Albero Manguel. Una historia de la lectura

La habilidad de leer es algo que nos acompaña desde siempre, esta capacidad así como la de hablar o la de percibir son aptitudes que utilizamos sin darnos cuenta pues no tenemos consciencia de los medios que utilizamos ni sus procedimientos. La capacidad lectora, como cualquier otra capacidad cognitiva, es una transformación de representaciones (llamadas entradas)en otras representaciones (llamadas salida). Según los expertos para la mayoría de nosotros esta idea de la lectura apenas es percibida y mostramos una apreciación romántica de la misma, confundiendo lectura con percepción…pero no entraremos en estos aspectos (tema relacionado)

¿Para qué  y por qué leemos ?

Leemos para informarnos…para saber… para aprender a pensar…para comprender…para abrir caminos…como refugio…o para entender o empezar a entender, para poder vislumbrar el mundo. Para esta pregunta encontraremos tantas respuestas como lectores. Saber leer siempre ha sido y es un instrumento que nos aporta un bien y un bien es algo que abona nuestra riqueza, nuestro bienestar, nuestra felicidad, nuestra seguridad, nuestra confianza… 

Todos sabemos que la lectura ha estado condicionada en función de la situación histórica…social… o soporte y no todos podían acceder a tan preciado bien, tan solo unos pocos poseían ese privilegio y, en consecuencia,el monopolio de la información y el conocimiento. En la actualidad no estamos tan lejos de esa realidad, la desigualdad social todavía hace mella, aunque nosotros hagamos oídos sordos y no neguemos a ver que, mientras en una parte del mundo el exceso nos asfixia en la otra por defecto les ahoga.

Medio Pan y un Libro

No solo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. F.G.Lorca

Un ejemplo, de los tantos se podríamos nombrar,que han llevado esperanza… es la labor de Sabriye Tenberken que elaboró, ella misma, un método para leer el tibetano en braille y después construyó una escuela para niños ciegos en un país donde las condiciones son especialmente duras para cualquier musválido (leer más)

 Y ahora dime… ¿Para qué  y por qué lees tú?

Bibliografía

  • Manguel, Alberto. Una historia de la lectura.1ª ed.5ª reim. Madrid :Alianza Editorial ,2007. ISBN: 978-84-206-7261-8
  • Morais, josé. El arte de leer. 2ª ed. Madrid: A.Machado Libros, 2001. ISBN:84-7774-130-1
  • Escolar, Hipólito. Historia universal del libro
  • Las citas están sacadas de la obra de Manguel, excepto la de F.G.L
The following two tabs change content below.

Manuela Gil

Bibliotecaria en ciernes en la Biblioteca de mi pueblo natal, Algorfa (Alicante), sigo aquel camino que mi inquietud y curiosidad me marca. Diplomada en Biblioteconomía y Documentación y Grado en Documentación por la Universidad de Murcia, Máster en Bibliotecas y Patrimonio Documental por la Carlos III de Madrid. En este espacio de BiblogTecarios y dentro del marco que nos ocupa me gustaría dar cabida a todos los temas relacionados con nuestra especialidad y aplicarlos a cualquier campo del conocimiento… Un espacio abierto a la información…la reflexión…y un medio de intercambio entre los miembros de una comunidad que a través de la diversidad de temas… opiniones… críticas…pueda mantener el impulso vital en el ámbito del aprendizaje constante…de un constante aprehender…, esto es, mantener despierta la inquietud por el aprendizaje a lo largo de toda la vida.

Latest posts by Manuela Gil (see all)

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *