Niños y perros, leer en buena compañía - BiblogTecarios

Niños y perros, leer en buena compañía

Niños, perros y lectura es una terna que sugiere múltiples relaciones entre sus términos, pero ¿qué significado adquieren en lo que a estrategias de promoción de la lectura se refiere?

Aunque en estas lides la combinación de estos tres elementos pueda resultar un tanto atípica, son estos tres vértices los que conforman el triángulo sobre el que se sustenta el programa R.E.A.D. (Reading Education Assistance Dogs), que busca fomentar el hábito lector entre los niños, apoyar sus esfuerzos por leer, reforzar sus capacidades lectoras y ayudarles a superar sus dificultades ante la lectura.

PerrosyLetras2

Sesión programa R.E.A.D.

La originalidad de este proyecto radica en cómo se plantea la intervención y en la particularidad de sus principales agentes, los perros. El programa basa su actuación en la creación de vínculos emocionales entre los lectores y unos perros especialmente adiestrados para leer con los niños. Este es el lazo a partir del cual perseguir el objetivo planteado de desarrollo de las capacidades de lectura y comprensión de los lectores infantiles y el refuerzo de sus habilidades lectoras y de comunicación.

Atinado parece el punto de partida elegido, pues ciertamente, la palabra ha de estar teñida de afecto desde las primeras edades, cuando hablamos, cantamos, rimamos retahílas o contamos historias a los niños. Así, desde la cuna, ese factor de emoción que se establece entre el niño y las letras traza un camino de baldosas amarillas hacia el libro y la lectura.

En este caso, la mascota es la que aporta calidez, confianza y afecto como base de acción y arrope de esa lectura en compañía que se enfoca principalmente hacia el público. Según sus responsables, “los perros de R.E.A.D están especialmente adiestrados para trabajar con niños con dificultades de lectura, conectando con ellos para crear el vínculo emocional. Partimos de la emoción (¡un perro!), para crear una afición (la lectura)”.

No es nueva la presencia de animales de compañía en diferentes entornos con fines terapéuticos o educativos; es una práctica muy extendida y avalada por múltiples estudios que resaltan los beneficios que el contacto regular con los animales tiene para las personas, especialmente con perros y gatos. Uno de los colectivos entre los que más se potencia esta relación con los animales es el de las personas mayores, ya que aumenta su calidad de vida y su bienestar tanto físico como anímico.

También este contacto con animales resulta beneficioso en las terapias con colectivos con necesidades educativas especiales, como es el caso de los niños con autismo, en los que perros y gatos pueden ayudarles a romper su aislamiento y a mejorar sus capacidades de comunicación.

También la presencia de los felinos se procura en otros ambientes más distendidos, de tal modo que puedes enriquecer tu pausa para el café acariciando un gato, sea en un alto del paseo por el barcelonés barrio de Gracia, por las calles de Madrid o París, por Tokio o por Taiwán, de donde parten los primeros espacios de ocio con gatos.

¿Perro como compañero de lectura?

En el programa R.E.A.D. todo ese potencial ya explorado en otros ámbitos se traslada al campo de la promoción de la lectura por iniciativa de Intermountain Therapy Animals (ITA), organización norteamericana con experiencia en la terapia con animales. La experiencia arrancó en 1999 en la Salt Lake City Public Library (Utah, USA), la primera biblioteca que ofreció a sus usuarios infantiles la oportunidad de practicar la lectura con un amigo peludo en un ambiente relajado y sin presiones.

Desde entonces el programa cuenta con más de 5.000 equipos distribuidos entre más de quince países, como Alemania, Australia, Canadá, Croacia, Eslovenia, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Holanda, Islandia, Italia, Noruega, Portugal, Reino Unido, Sudáfrica y Suecia.

En España R.E.A.D. inicia su andadura en 2012 bajo el nombre de Perros y Letras y desde entonces ha colaborado con la Biblioteca Nacional, diferentes bibliotecas públicas, casas de cultura, librerías y otras entidades de los territorios en los que se han conformado equipos oficialmente reconocidos: Albacete, Alicante, La Coruña, Madrid, Murcia, Las Palmas, La Rioja y Zaragoza.

¿Qué beneficios aporta leer con un perro?

Los responsables del programa R.E.A.D. destacan una serie de beneficios que coinciden en general con los expresados en las terapias con animales que se siguen en otros ámbitos de actuación. A ellos se añaden las aportaciones específicas en relación con la especificidad del programa en torno a la lectura.

A saber:

  • Afección sin juzgar: El niño lee sin ningún reparo ante un compañero de lectura que le escucha sin juzgarle.
  • Centra la atención: La presencia del perro estimula al niño, le motiva a leer y le ayuda a concentrarse en la tarea de una forma natural y sin presiones.
  • Acariciar, tocar, abrazar: El contacto con el perro y la atracción que el niño siente por él crea un ambiente relajado y confortable que incrementa el disfrute de la lectura.
  • Intercambio y comunicación: La interacción en torno a los animales es un factor de socialización que genera interacciones entre los niños y entre estos y los adultos, propiciando una mayor participación.
  • Rodaje de oralidad: Leer en voz alta ayuda al niño a desinhibirse, a la vez que supone un refuerzo de la expresión oral, la expresividad y la fluidez verbal.

¿Cuáles son los logros del programa?

A lo largo de los años de experiencia los equipos del programa constatan empíricamente un amplio abanico de logros en relación con la seguridad, la autoestima y las capacidades lectoras y comunicativas de los niños y niñas participantes en las sesiones de lectura con perros, tales como:

  • Aumento de la motivación hacia la lectura.
  • Aumento del hábito lector, incluso fuera del entorno escolar (los niños comienzan a leer en sus casas ellos solos, a sus hermanos pequeños, a sus propios perros, a sus peces, a sus hámsters…).
  • Incremento de la fluidez y comprensión lectora.
  • Aumento del vocabulario y de las habilidades verbales.
  • Aumento de la atención, concentración y autocontrol.
  • Incremento de la autoestima, seguridad y confianza en sí mismos (los niños se sienten competentes y eficaces en esta área).
  • Aumento de la relajación y reducción de estrés o ansiedad al crearse un ambiente confortable, seguro y relajado de aprendizaje.
  • Mejora de las habilidades sociales y de la relación con su entorno (los niños están orgullosos de leer a nuestros perros, lo ven como algo especial y presumen de ello ante sus amigos y compañeros de clase).
  • Aumento de la participación en clase (los niños se sienten más seguros en sus intervenciones ante sus maestros y compañeros).
  • Favorece la estimulación mental del niño, alentando el uso de libros como instrumentos útiles y divertidos.
  • Mejora de la autonomía y desarrollo de la iniciativa personal a través de la elección de textos y temas de su interés.

De cara a formular estos logros de forma sistemática, Perros y Letras está llevando a cabo una investigación en colaboración con el Departamento de Didáctica y Organización Escolar de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense.

En este estudio participan trece centros educativos de diferentes provincias españolas y con él se trata de comprobar la incidencia de la intervención de la lectura con perros en la evolución de las habilidades lectoras y de la autoestima de un grupo de 75 niños con los que los equipos del programa han trabajado a lo largo de seis meses.

Sea por pies o por patas, es bueno acostumbrar a los niños y niñas a transitar las sendas de la lectura y el camino a la biblioteca. Ambas, lectura y bibliotecas, son y serán siempre un buen refugio, tanto para encontrase con uno mismo y disfrutar en solitario como para compartir historias con otros. Por otra parte, nunca han faltado animales en las bibliotecas, especialmente en las infantiles, desde los clásicos ratones a los gatos, pasando por leones que ayudan a los bibliotecarios y murciélagos que aprovechan la nocturnidad para colarse con sigilo y vivir entre los estantes mil y una aventuras.

¡Sean pues también bienvenidos los perros como compañeros de lectura!

The following two tabs change content below.

Luis Miguel Cencerrado

De formación bibliotecario y maestro, entre el ámbito público y privado, la esfera real y virtual, las bibliotecas infantiles y escolares, la promoción de la lectura, la literatura infantil y juvenil y la crítica, evaluación y selección de materiales de ficción e información para niños y jóvenes.

Latest posts by Luis Miguel Cencerrado (see all)

Comments

  1. By Félix González

    Responder

    • By Luis Miguel Cencerrado

      Responder

  2. By Rut Rodríguez

    Responder

    • By Luis Miguel Cencerrado

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *