Cómo verificar la legitimidad de un sitio web - BiblogTecarios

Cómo verificar la legitimidad de un sitio web

verificacionHoy en día resulta muy sencillo diseñar una página web por las facilidades existentes no solo a la hora de obtener un dominio y un alojamiento web sino por la infinidad de plantillas gratuitas o por poco precio muy resultonas y sistemas de publicación como WordPress y similares que ofrecen resultados bastante profesionales. E incluso para copiar el código fuente de un sitio y reproducir una copia del mismo por lo que la página no pertenezca realmente a quien dice pertenecer ni sus contenidos sean veraces.

Para averiguar si una página es fraudulenta o distinguir un sitio oficial de otro que no lo es nos debemos fijar en tres elementos importantes: el dominio y URL, el contenido y el código fuente HTML.

Dominio y dirección URL

En primer lugar verifica que la URL es correcta: busca errores ortográficos que puedan pasar desapercibidos (Amaz0n), la existencia de varios guiones u otros signos o símbolos en el nombre del dominio.

Después analiza la extensión de dominio. “.info” y “.biz” son internacionales, muy intuitivas y están libres de restricciones (están abiertas a todos los sitios) por lo que no son muy fiables. “.com” y ”.net”  son fáciles de obtener por lo que no tienen la misma fiabilidad que “.edu” (institución educativa), “.gob” (institución gubernamental) o “.eu” (Unión Europea) o los de países. Hay que tener un cuidado especial con el dominio “.org” ya que la tenencia de este dominio no implica que se sea una organización sin ánimo de lucro. Si alguna página resulta sospecha existen servicios denominados “whois” que indican a quién pertenece el dominio y cuándo fue registrado.

Otro dato importante es el tipo de conexión del sitio web. La etiqueta “https” es más segura y confiable que “http“ pues la gran mayoría de los sitios fraudulentos o ilegítimos no se molestan en seguir el proceso para conseguir la certificación de seguridad.

El estado de seguridad (el candadito verde a la izquierda en la barra de direcciones) también es importante. Si se hace clic se despliega un menú con detalles como el tipo de cifrado usado.

Por último se puede consultar el certificado digital por el que un tercero de confianza garantiza que la página web es de la entidad. En algunos navegadores los certificados se identifican cambiando el color de la barra de navegación según el tipo.

Si un enlace no te ofrece mucha confianza en vez de abrirlo desde el correo electrónico o de sitios de terceros escribe directamente la dirección en un navegador. Los buscadores suelen poner los comentarios de los usuarios en las primeras posiciones. Además puedes instalar filtros antifraude del propio navegador diseñados para alertar de cualquier elemento fraudulento o consultar el informe de transparencia de Google.

Contenido

Desconfía de las páginas con muchos errores ortográficos, frases forzadas o sin sentido (puede que no sean falsas pero con esta presentación se reduce la veracidad o exactitud de la información proporcionada) — Google también lo hace—. También si contiene promociones, informaciones u ofertas demasiado buenas para ser verdad, no se actualiza con regularidad o no es citada por otros sitios ni muy enlazada.

Es muy importante que facilite datos de contacto y que se verifiquen los datos de la empresa o personas citadas. Tampoco está de más acudir al caché de Google o a archive.org para revisar las versiones anteriores de la página por si ha sido modificada o alterada.

Si dudas de que el contenido sea original puedes copiar un fragmento y pegarlo en la caja de búsqueda de tu buscador o pasarlo por programas para detectar el plagio.

Código fuente HTML

Las palabras clave contenidas nos indican las intenciones de la página web.

The following two tabs change content below.

Inma Herrero

En este rincón encontrarás todo lo que me llama la atención como, por ejemplo, el desarrollo de la creatividad, la estrategia y planificación, la gestión empresarial, la gestión de contenidos, la vigilancia tecnológica, la inteligencia competitiva y las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *