Formar desde la infancia en la biblioteca: los usuarios potenciales - BiblogTecarios

Formar desde la infancia en la biblioteca: los usuarios potenciales

Siempre se ha dicho que un niño aprende de lo que ve o escucha. Es decir, si ve que las personas de su entorno coFormar desde la infancia en la biblioteca: los usuarios potencialesmen en la mesa, él hará lo mismo, porque así se le ha inculcado desde un principio.

Pues bien, en el caso de la biblioteca, debería ser lo mismo. El niño debería verla como parte de su entorno. Para ello sería necesario encontrar la identificación entre ambos (niño y biblioteca) y no sin la ayuda de personas implicadas en su educación, ya sean profesores, padres, o el propio bibliotecario.

¿Cómo se consigue esto? Pues persiguiendo un mayor grado de satisfacción y calidad en los servicios de información de la biblioteca mediante la captación de los que denominaremos usuarios potenciales. En este caso usuarios en edad infantil, que, a la larga, serán usuarios reales de la biblioteca si desde el primer momento se le inculca la necesidad de recurrir a ella como fuente de conocimiento.

Por ello, veo necesario que la formación empiece desde las primeras etapas de escolarización. Debido a la importancia que el uso de las fuentes informativas está adquiriendo en la educación del alumno. Éste, al llegar a secundaria, debería saber cómo utilizar las herramientas proporcionadas por la biblioteca para la búsqueda documental, saber dónde y cómo buscar la información necesaria para resolver las dudas que se le plantearán en su vida escolar y profesional, obteniendo así las aptitudes para saber desenvolverse en situaciones en las que por sí solo no pueda.

Para un mayor desarrollo de lo anteriormente mencionado, es conveniente que se lleve a cabo por parte tanto del bibliotecario, como de padres y profesores una serie de características las cuales deben basar su fundamento en educar al niño de manera que, como ya he dicho antes, vea a la biblioteca como parte de su entorno y no como la sala de castigo. Deberían ser las siguientes:

  • Presentar, de manera básica, una visión general y específica de la biblioteca pública.
  • Participar en la formación y desarrollo de las actividades lectoras y el amor hacia la lectura como aspecto indispensable para el desarrollo de las capacidades del niño.
  • Fomentar habilidades y destrezas en el uso de los servicios que ofrece la biblioteca; tanto información impresa, como audiovisual y en red.
  • Ser partícipe del desarrollo de la expresión oral y escrita del alumno y crear actividades que fomenten su uso.
  • Realizar actividades que propicien el buen uso del material ofrecido por la biblioteca.
  • Orientar en el uso responsable de las herramientas tecnológicas: Internet, páginas Web, mensajería instantánea, redes sociales, bases de datos, buscadores, etc.
  • Ofrecer a padres y profesores estrategias de orientación para fomentar el uso de la biblioteca en niños.

En conclusión, es tarea fundamental inculcar al niño en edad escolar valores culturales, y que vea que la biblioteca es una de las puertas que lleva hacia esa área. A la larga, ese usuario potencial será real y tendremos ante nosotros, no una generación perdida, si no gente realmente preparada para poder recuperar información precisa en el momento que la necesite, llevándonos así a la tan demandada “satisfacción de usuarios”.

The following two tabs change content below.

Fuensanta Martínez

En este blog pretendo dejar mis inquietudes sobre la que viene siendo mi profesión actual, documentalista web, sin embargo trataré otros temas dentro de la rama de la Biblioteconomía y la Documentación, basándome tanto en las opiniones de usuarios como de profesionales de la información, además de añadir mi opinión sobre nuevas perspectivas que vayan apareciendo.

Latest posts by Fuensanta Martínez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *