Cooperación entre bibliotecas: el préstamo interbibliotecario

Cooperación entre bibliotecas: el préstamo interbibliotecario

PréstamoA raíz de un artículo que leí hace tiempo sobre la cooperación entre bibliotecas universitarias de José Antonio Merlo, empecé a pensar cómo ha evolucionado y mejorado este sistema de comunicación (al fin y al cabo es enviar y recibir información) a corto y largo plazo con pequeñas pautas de organización.

Este sistema de cooperación surgió por las necesidades de información de los usuarios que no podían ser satisfechas por la propia biblioteca a la que recurrían.

El proceso es bien sencillo: una biblioteca A necesita cierto documento y lo solicita (ya sea por medio de interfaces creadas para ello o por correo electrónico) a una biblioteca B. En este caso, tanto A como B han formalizado previamente un acuerdo de colaboración ya que, y aquí es dónde veo un punto clave, es necesario un control de las relaciones establecidas entre bibliotecas, porque si no sería un caos crear solicitudes de información al libre albedrío.

Habría que añadir que a las bibliotecas siempre les ha beneficiado el préstamo interbibliotecario o de cooperación por diferentes razones:

  • Abarata costes. Esta es, si no la principal, una de las más importantes razones. Ya que, al solicitar documentos a otra biblioteca ahorramos en adquisiciones para nuestros fondos que, indudablemente, no sabemos la demanda que tendrán.
  • Mejora las relaciones entre bibliotecas. Un grado mayor o menor de cooperación da lugar a que diferentes bibliotecas establezcan relaciones, lo cual es primordial a la hora de mejorar y ser más abierto de mente.
  • Aumento de la demanda de información. Es evidente que si disponemos de más “fondo” los usuarios solicitarán más información y por tanto la biblioteca incrementará su uso.
  • Creación de servicios especializados. Al ser el préstamo interbibliotecario un servicio concreto, hace que la biblioteca no decaiga en roles tan generalizados como el préstamo de fondos físicos y expanda sus servicios.

En cuanto a las mejoras he de añadir la creación de catálogos colectivos, la mayoría especializados en un área o servicio (como REBIUN o C17). Los cuales se caracterizan principalmente por reunir los fondos de diferentes bibliotecas especializadas, en el caso de REBIUN son bibliotecas universitarias y en el caso de C17 son bibliotecas especializadas en el área de salud. Estos catálogos son importantísimos en cuanto a la cooperación entre bibliotecas si se quiere recurrir a ellas en un momento determinado ante la petición de un usuario.

Pero, ¿se puede mejorar este servicio?: definitivamente sí. Y más partiendo del hecho de que hay bibliotecas que cobran por el préstamo interbibliotecario, cuando en principio es un servicio de cooperación mutuo, es decir, por servicio prestado yo sirvo igualmente documentos de manera equitativa.

En conclusión, queda mucho por hacer en cuanto a este aspecto se refiere, ya no sólo por mejorar el servicio, que se puede mediante acuerdos de colaboración más flexibles y medios de comunicación más fluidos, si no porque el servicio sea, de alguna manera, respetado tanto entre profesionales como entre usuarios.

The following two tabs change content below.

Fuensanta Martínez

En este blog pretendo dejar mis inquietudes sobre la que viene siendo mi profesión actual, documentalista web, sin embargo trataré otros temas dentro de la rama de la Biblioteconomía y la Documentación, basándome tanto en las opiniones de usuarios como de profesionales de la información, además de añadir mi opinión sobre nuevas perspectivas que vayan apareciendo.

Latest posts by Fuensanta Martínez (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *