50 razones para (no)cambiar... en las bibliotecas y en cualquier lugar - BiblogTecarios

50 razones para (no)cambiar… en las bibliotecas y en cualquier lugar

50 razones para no cambiarSon razones conocidas y plasmadas en frases que escuchamos con frecuencia. Es raro que en este mundo, alguna vez, no nos hayamos topado con alguna de ellas. Pueden oírse en organizaciones rígidas y burocráticas, sea en instituciones públicas o privadas. En cualquiera.

Quizás, en el momento de leer este post, te esté dando vueltas lo que dijo tu jefe cuando presentaste tu idea o proyecto. O quizás, hayas sido tú mismo quien la haya pronunciado.

El cambio asusta, es lógico, es natural, es humano. En nuestro caso, en nuestra profesión, en nuestras organizaciones, en nuestras bibliotecas, el cambio muchas veces se vincula al mundo de las aplicaciones tecnológicas que transforman, querramos o no, nuestros cómodos espacios. El miedo no está relacionado con la tecnología, sino con las personas, los seres humanos.

Nos preguntamos si las bibliotecas son ámbitos donde más se escuchan este tipo de frases. ¿Las bibliotecas son espacios donde la resistencia al cambio es más grande?. ¿Qué otras razones escuchamos y esgrimen una resitencia al cambio? Quizás debiéramos preguntarnos: ¿cuáles son las razones para cambiar?.

A continuación, compartimos una versión libre en español de “50 reasons not to change“:

  1. ¡No pasará!
  2. ¡Es imposible!
  3. ¡Es demasiado ambicioso!
  4. ¡No se puede!
  5. Eso es político y nosotros no hacemos política
  6. ¡Yo no tengo autoridad para hacer eso!
  7. A mi no me corresponde
  8. Nosotros nunca hemos hecho eso antes!
  9. No me dejan
  10. Eso es demasiado lírico
  11. Aún no tenemos consenso
  12. Eso tomará demasiado tiempo
  13. Va en contra de la tradición de este lugar
  14. Me falta ánimo
  15. No hay demasiado tiempo
  16. No es mi trabajo
  17. Nosotros lo hemos intentado antes
  18. Hace más de veinte años que trabajo acá y he visto desplomarse proyectos como los tuyos
  19. Acá simpre se trabaja de esta forma, ¿para qué cambiar?
  20. No tenemos el personal
  21. No se puede hacer
  22. Eso de demasiado político
  23. Es demasiado costoso
  24. No es nuestro problema
  25. Ellos realmente no quieren cambiar
  26. Es muy visionario
  27. Es muy complicado
  28. Estamos bien como estamos
  29. Nadie me preguntó
  30. De eso no entiendo nada…
  31. No estoy seguro que le guste mi jefe…
  32. No tenemos el equipamiento…
  33. Es sólo una moda
  34. Necesito pensar eso
  35. Nosotros no lo tenemos consensuado todavía
  36. ¿Por qué eso me tiene que interesar a mí?
  37. No es mi problema
  38. ¡Nunca pasará!
  39. ¡Es muy radical!
  40. ¡Otro departamento intentó eso!
  41. ¡Es contrario a nuestra política!
  42. Siempre lo hicimos de esta manera…
  43. ¡Ellos son muy cerrados!
  44. ¡Se necesita un comité de estudio!
  45. Tal vez sí, tal vez no…
  46. ¡Es contrario a nuestra tradición!
  47. Estoy a favor, pero…
  48. No hay un(a) orden claro…
  49. Necesitamos pensar más…
  50. No tenemos presupuesto para eso…

Por último, y para enfrentar esa inmovilidad que todos podemos sentir alguna vez, los invitamos a leer o (re)leer la parábola de Spencer Johnson ¿Quién se ha llevado mi queso?, del cual compartimos aquí unos pasajes:

“Haw siguió pensando en lo que podía ganar en lugar de detenerse a pensar en lo que perdía.

Se preguntó por qué siempre le había parecido que un cambio le conduciría a algo peor. Ahora se daba cuenta de que el cambio podía conducir a algo mejor.
“¿Por qué no me di cuenta antes?”, se preguntó a sí mismo.
[…]
Ahora se daba cuenta de que era natural que el cambio se produjese continuamente, tanto si uno lo espera como si no. El cambio sólo le sorprende a uno si no lo espera ni cuenta con él.
[…]
Hay que permanecer atento para detectar cuándo empiezan los pequeños cambios y estar así mejor preparado para el gran cambio que puede llegar a producirse.Conocía ahora la necesidad de adaptarse con mayor rapidez, pues si uno no se adapta a tiempo, es muy posible que ya no pueda hacerlo.
Debía admitir que el mayor inhibidor del cambio se encuentra dentro de uno mismo, y que nada puede mejorar mientras no cambie uno mismo.”

Si el cambio empieza en uno, entonces la suma de unos y otros será lo que produzca una verdadera y positiva transformación dentro de nuestras organizaciones.

BIBLIOGRAFÍA:


Yanina González Terán. Bibliotecaria Documentalista egresada de la UNLP. Trabajo en la Biblioteca de la FAU-UNLP, y mis tareas se relacionan con la gestión de colecciones digitales internas y externas, propuestas de ALFIN y gestión de servicios en la Web Social. También, soy docente de trabajos prácticos en la Cátedra de Introducción a la Bibliotecología en la UNLP. Y bajo la figura de tutora en línea, doy apoyo en las capacitaciones profesionales sobre el uso de nuevas tecnologías que ofrece Diana Rodríguez.

Fernando Gabriel GutiérrezFernando Gabriel Gutiérrez. Docente y bibliotecario actualmente en ejercicio en la Biblioteca Central de la Universidad Nacional de Luján. Internauta apasionado por las bibliotecas de todo tipo, las nuevas tecnologías, ciberculturas y la educación en línea. Especialista en Educación y Nuevas Tecnologías (FLACSO), Lic. en Cs de la Comunicación (UBA), bibliotecólogo y bibliotecario de instituciones educativas. Y además, soy tutor en línea del Programa “Conectar – Igualdad” del Ministerio de Educación de Argentina.

The following two tabs change content below.

Firmas invitadas

Firmas invitadas de Biblogtecarios

Latest posts by Firmas invitadas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *