Biblioteca 3.0: de la época oscura al siglo de oro

Biblioteca 3.0: de la época oscura al siglo de oro

En el último post hablé sobre el concepto de la realidad aumentada y de cómo se podría adaptar al mundo de las bibliotecas; de hecho las dos propuestas sugeridas fueron una pequeña aportación para mejorar “el estado” de las bibliotecas hoy en día. Personalmente opino que la clave es la adaptación, tenemos que ofrecer a la nueva sociedad algo que realmente necesiten, para ello deberemos conocer a la perfección qué es la sociedad de la información, cuáles son sus necesidades y qué deben aportar las bibliotecas para cubrirlas. Es decir que ya no basta con una sala de ordenadores con conexión a internet, sino que necesitan una modernización de la biblioteca en toda regla: e-books, conexión Wi-Fi a través del móvil, acceso a la información desde casa a través de dispositivos táctiles…

Para cambiar esto deberemos cambiar nuestra mentalidad, hasta ahora el hecho de adquirir, catalogar, clasificar, organizar y colocar toda una colección era el motivo de nuestra existencia; pero ahora esto ha cambiado, las personas no quieren ir a la biblioteca, quieren poder acceder a internet y a los recursos que éste les ofrece, desde casa o desde donde estén, a través de su móvil. De hecho, a parte de conocer qué es y qué características tiene la sociedad de la información, deberíamos estar al día de los nuevos avances tecnológicos que se dan en el mundo y sobretodo, su tendencia; es decir, hacia dónde van; en el post anterior hablé sobre la realidad aumentada en smartphones, hoy toca hablar de tablets. Un tablet PC o tableta es un ordenador portátil pero formado solamente por una pantalla táctil, por tanto el teclado también es táctil, este dispositivo está en expansión; entre otras cosas, por las prestaciones que ofrece en comparación con otros dispositivos: menos peso que un portátil, más grande que una PDA y/o un móvil, pero no tanto como un portátil, etc. Como consecuencia, nos podemos encontrar en las bibliotecas con usuarios que usan portátiles, smartphones o tablets para consultar por internet.

Un ejemplo de aplicación para bibliotecas consultables a través de un tablet podría ser la creación de un portal o una base de datos que contenga libros electrónicos y que se puedan descargar gratuitamente los usuarios de una biblioteca con tan sólo poner el número de identificación (con el carnet de la biblioteca) y la contraseña. Pero, como ya sabemos, la colección de una biblioteca no se basa únicamente en libros; se podría crear otra base de datos de música y vídeos que el usuario se pueda descargar gratuitamente con el mismo sistema comentado anteriormente. De esta manera también enlazamos con el segundo tema de este blog, la preservación, si el usuario se descarga y/o consulta grabaciones sonoras o de vídeo, el original no se dañará puesto que no se utiliza y por tanto se podrá conservar mejor que si una biblioteca realiza préstamos de CDs y DVDs; por tanto, se podrá ahorrar más presupuesto e invertirlo en otros proyectos para mejorarla y ofrecer un buen servicio a sus usuarios. Aunque sí que es cierto que topamos con el “inconveniente” de la propiedad intelectual, pero si tenemos en cuenta que uno de los motivos por los que existen los consorcios de bibliotecas es para comprar conjuntamente paquetes editoriales formadas por bases de datos, revistas, monografías, etc., se podrían incorporar en la compra, libros electrónicos.

A modo de resumen final me gustaría dejar constancia de que deberíamos ofrecer lo que necesitan, sé que puede parecer complicado pero por ejemplo si les permitimos la conexión a través de una Wi-Fi, de forma gratuita, a todos los recursos online que dispone la biblioteca, podríamos captar a muchos más usuarios que con el modelo de biblioteca tradicional. Para ello se han de realizar cambios en la arquitectura de las páginas web, permitir su consulta a través de smartphones y/o tablets significaría un gran avance y la implantación de un nuevo servicio en una biblioteca, ya sea pública, universitaria, etc. De esta manera, y enlazando con el tema principal de este blog, se permitiría la accesibilidad a todos los recursos de la biblioteca a todos los habitantes de una ciudad, si se tratase de una biblioteca pública; a todos los estudiantes de una universidad, si se tratara de una biblioteca universitaria, etc. En el caso que una persona con una discapacidad, física temporal o permanente, podría acceder a los recursos de la biblioteca desde su casa, sería un gran avance.

The following two tabs change content below.
Este blog nació con la idea de crear entradas y difundir los temas de preservación y documentación por un lado y, discapacidad y accesibilidad por el otro, ambos aplicados al mundo de la biblioteconomía y documentación. Debido a las nuevas tendencias en la sociedad, se dio un giro a este blog y se comenzó a tratar el tema de las tecnologías, también aplicadas al mundo de las bibliotecas, con la creación de entradas sobre realidad aumentada; aunque es un blog muy ameno que mezcla temas interesantes y curiosos sobre la biblioteconomía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *