Una feria para el libro de papel - BiblogTecarios

Una feria para el libro de papel

Como todos los años se realiza en el Parque del Retiro la Feria del Libro de Madrid, comprendida entre las fechas de finales de mayo y mediados del mes de junio. Suelo asistir cada año, siempre que las circunstancias me lo permitan. Personalmente esta feria me aporta mucho, es algo más que visualizar y comprar los libros.

Se respira cultura en el ambiente, y el amor por los libros de carne y hueso (o de papel y tinta) como ustedes quieran describirlos. Pude observar en cada uno de sus stands las propuestas de venta en cada uno de ellos. Cada caseta comprende determinados ejemplares, según su especialidad. En esta feria podemos encontrar libros de todo tipo. Uno puede pasearse por esta feria y darse cuenta que está en una gran biblioteca.

 ferialibromadridbajaExisten libros para los aventureros, para los deportistas, para los cocineros, para los maestros, para los informáticos, para los literarios, para los que le gustan los cómics, para los investigadores, para los niños, para los bibliófilos, para los románticos, para los que están aprendiendo a leer, para los que juegan al ajedrez, etc. Para todos aquellos que disfrutan con los libros y con el mundo a donde nos transportan. Pues como dijo Juan Gelman, Premio Cervantes del 2007, leer es viajar por uno mismo.

 Hay un camino en esta feria donde estamos rodeados por casetas, y cada caseta contiene libros, por lo que podemos decir que paseamos rodeados de libros. Como he dicho antes estos libros son de papel y tinta, podemos tocarlos, observar sus ediciones, sus encuadernaciones y a veces, si las circunstancias nos lo permiten, es hasta posible que el mismo autor nos lo dedique de su mismo puño y letra; puño y letra con el que redactó la obra que de forma literaria nos embaucó, o que lo hará tras nuestra lectura de la obra, estoy segura.

La firma del autor es posible gracias a que los libros de esta feria son analógicos y no digitales. Me estoy refiriendo a la firma que perdura en el tiempo. La firma y la dedicatoria del escritor considero que es el regalo más bonito que nos podemos llevar del libro y de su autor, ya que es algo que perdura de por vida y ese preciso momento se convierte en inolvidable.

Era muy joven en el área de la biblioteconomía y la documentación cuando Mario Vargas Llosa me dedicó su libro La verdad de las mentiras el 7 de junio del 2003. Hace unos meses, recordé ese momento cuando me enteré de la noticia de su galardón como Premio Nobel de Literatura en 2010. Justamente, ocho años más tarde (también era 7 de junio), el autor y exprofesor mío de la Facultad Juan Gracia Armendáriz me dedicó su libro Diario del hombre pálido, acompañado de una entrañable conversación.

The following two tabs change content below.

Elena Boyano

Documentalista apasionada por el mundo de la prensa escrita en los medios de comunicación, con experiencia laboral en el sector. Actual bibliotecaria escolar con ideas y creatividad para hacer de “mi” biblioteca un lugar de encuentro de la imaginación, la creatividad y la fantasía para los más pequeños. También, realizo diversos cuenta cuentos.

Latest posts by Elena Boyano (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *