Hacia la visibilización social de los archivos: la web 2.0 a su servicio - BiblogTecarios

Hacia la visibilización social de los archivos: la web 2.0 a su servicio

El pasado mes de marzo tuve la suerte de participar como docente en el “V Curso de Especialización en Archivística: ¿Hacia dónde evolucionan los archivos? e-administración, recursos digitales y archivos 2.0” celebrado en Priego de Córdoba. Me tocó cerrar la tarde del último día con los “Archivos y redes sociales: la web social como vehículo para la difusión de los archivos” como tema sobre el que disertar (quizás, el título de este post, hubiese estado más acertado para mi intervención).

Hacia la visibilización social de los archivos: la web 2.0 a su servicio

El caso es que no quería dejar escapar la oportunidad de recoger, por escrito, el hilo conductor desarrollado durante la sesión. El objetivo final que perseguíamos era responder a la pregunta ¿cómo difundir nuestros archivos en la web social?. Para ello planteamos una receta de cocina con los siguientes ingredientes:

  • RSS (hay que conocer de qué se trata y cuál es su potencial. Muchas de las herramientas sociales que podemos utilizar de cara a la difusión de nuestros archivos, usan el RSS como pieza clave).
  • Creative Commons (es interesante que se conozcan las licencias CC. Es una manera fácil de proteger la autoría de los productos que vamos a desarrollar de cara a la difusión de nuestras actividades, permitiendo, en todo momento, un uso más libre de los mismos).
  • Creatividad e imaginación (resulta fundamental ser creativos, sólo las actividades diferentes, con grandes dosis de imaginación, son las que al final conectan directamente con nuestros usuarios. En el contexto del curso, comentábamos, que hay que ser creativos desde un doble punto de vista; por un lado, en el uso que hagamos de las herramientas 2.0, no podemos olvidar que no han sido creadas para esto; y por otro lado, en la actividad que vayamos a llevar a cabo. En el ADN de un archivero/a innovador/a deben aparecer las siguientes características: creatividad, colaboración, valentía, perseverancia, aprendizaje, ejecución, gestión de ideas, experimentación, etc. Por otro lado, como decía Einstein “si al principio la idea no parece absurda, entonces no tiene ninguna esperanza”. Así, es fundamental que, sea por el motivo que sea, no dejemos matar nuestras ideas, ni caigamos en desánimo cuando nos encontremos con opiniones negativas al respecto).
  • Actitud tecnológica (al igual que en el caso anterior, si no tenemos una actitud tecnológica y no adoptamos un papel de beta continuo, como diría el dicho popular, “Manolete, si no sabes torear pa que te metes”. En un entorno social, las herramientas aparecen y desaparecen, no hace falta tener grandes habilidades para usarlas, pero si que hay que estar preparados para adaptarse con facilidad a los cambios constantes. La web 2.0 es una actitud más que una tecnología).
  • Herramientas sociales (si algo abunda en la web 2.0 son herramientas, así que este ingrediente es a gusto del consumidor, dependiendo de lo que queramos ofrecer, podremos utilizar unas herramientas u otras. Tendremos que valorar el potencial que nos ofrece cada una de cara a cumplir nuestro objetivo final).

En cualquiera de los casos, los cuatro primeros ingredientes, deben de estar en todas las salsas, o lo que es lo mismo, no deben faltar en la estrategia de difusión social de nuestro archivo. El quinto elemento, como ya hemos comentado, dependerá un poco del gusto del consumidor y de lo que queramos conseguir. En definitiva, el objetivo último es desarrollar una estrategia de marketing social o 2.0. En este sentido se pueden dar escenarios distintos, por un lado podemos establecer una estrategia social permanente que determine nuestra presencia y actuación en algunas herramientas 2.0 como podrían ser twitter o facebook. Esta estrategia, aunque hemos denominado permanente, puede verse modificada por diferentes motivos: un cambio de filosofía, la aparición de herramientas nuevas, la eliminación de perfiles sociales, etc. Por otro lado, se pueden llevar a cabo estrategias de difusión social de manera puntual; sería el caso de la realización de una actividad concreta y puntual. Ésta requiere de un plan de acción, pero tiene un principio y un final.

Sea cual sea la estrategia que vayamos a desarrollar, una serie de puntos deben ser tenidos en cuenta:

  • ¿Qué objetivos pretendemos alcanzar? (deben ser concretos y fáciles de medir)
  • ¿A quién nos vamos a dirigir? (cuál será nuestro público, dónde lo encontramos y cómo llego a ellos)
  • ¿Qué herramientas sociales vamos a utilizar para alcanzar nuestros objetivos?
  • ¿Qué contenidos vamos a publicar? (hay que tener fijada una estrategia de contenidos coherente y estable, no se puede dejar a la improvisación).
  • ¿Qué herramientas de medición/monitorización vamos a utilizar? (tenemos que medir de alguna manera la aceptación de nuestra estrategia o actividad concreta de difusión)
  • Reorientar la estrategia en caso de no haber logrados nuestros objetivos.
  • Difundir los resultados (sobre todo cuando se trata de una actividad puntual que ha dado lugar a algún producto en concreto).

Además, debemos contemplar dos aspectos más, el capital humano (las personas que deben implicarse en su desarrollo) y el tiempo de dedicación de las mismas. Y sobre todo no debemos perder de vista nuestro objetivo final: aumentar la percepción social de nuestro archivo, y por ende su uso.

En todo caso, y a modo de lluvia de ideas, sería interesante …

  • generar contenidos originales y de calidad y atractivos para los usuarios
  • promover la participación de los usuarios y la interacción
  • mostrar siempre el máximo respeto y cortesía, aún con aquellos usuarios que actúen de forma agresiva o desconsiderada (“cómo actuar” : quedará recogido en nuestra estrategia)
  • ver cuál va a ser nuestro estilo a la hora de redacción: “informal y cercano a los usuarios” o “con carácter serio e institucional”
  • saber qué imagen nos va a identificar
  • usar de herramientas de escritorio para facilitar la gestión de nuestra presencia en la web 2.0
  • no ser muy ambiciosos: estar por estar no tiene sentido y puede jugar en contra. “En caso de medias tintas, mejor no tener presencia”. No es recomendable el “efecto Guadiana”
  • interconectar las herramientas en las que tenemos presencia (pero cuidado, evitar mensajes robotizados)
  • publicar contenidos en nuestros perfiles en el momento de mayor actividad de nuestros seguidores. Éste será el momento de mayor impacto
  • integrar en nuestra web todo lo relacionado con nuestra presencia social

Bueno, pues ya tenemos estrategia y presencia en la web social ¿qué hacemos ahora? Tenemos que informar de ello a todos los niveles, ¿cómo?:

  • Periódico local, casa de cultura, biblioteca, institutos, etc.
  • Web del archivo
  • Perfiles sociales de otros archivos, asociaciones, y demás
  • Organiza una charla e informa sobre ello

¿Se os ocurre alguna manera más? Hay que ser creativo también en este punto.

Hasta aquí, todo perfecto, la teoría está bastante clara. Pero ¿cuál es la presencia de los archivos españoles en la web social?

Aunque no hay datos concretos al respecto, solo basta darse una vuelta por el universo social para poder comprobar que se trata de una presencia meramente anecdótica. Es más, en el caso de existir, en la mayoría de las ocasiones se denota una falta de planificación, dejando, en muchos casos, su presencia social a la deriva.

Como dato curioso, prueben a buscar en google los siguientes términos: “archivo 2.0”, “archivero 2.0”, “biblioteca 2.0” y “bibliotecario 2.0”. Es un experimento muy simple, pero podemos comprobar en base a los resultados obtenidos, lo que un colectivo y otro se ha movido en relación a posicionarse en el mundo social. ¿Por qué no aprovechan los archivos el potencial de todo lo social en beneficio propio? (espero vuestras respuestas). Sus primas lejanas, las bibliotecas, sobre todo, las universitarias, se vienen posicionando en la vanguardia en el uso de las herramientas 2.0.

En mi presentación se recogen algunas ideas a tener en cuenta de cara a afrontar una estrategia de difusión 2.0. Para aquéllas y aquéllos que quieran consultarla a continuación os dejo el enlace:

Archivos y redes sociales: la web social como vehículo para la difusión de los archivos

————

Fuentes:

The following two tabs change content below.
Mi blog será fiel reflejo de mis intereses profesionales. Así, la gestión de la investigación y el acceso abierto al conocimiento serán temas recurrentes. Además aspectos relacionados con la gestión de contenidos y con los nuevos contextos de aprendizaje tendrán también su hueco. Espero despertar vuestro interés. Os animo a participar de mis entradas enriqueciendo contenidos o avivando el debate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *