El arquitecto de la información - BiblogTecarios

El arquitecto de la información

Arquitectura de la informaciónHace más de 35 años que se acuñó el término arquitectura de la información  por el arquitecto norteamericano Richard Saul WurmanSin embargo, no hace mucho que en España se empieza a conocer tal disciplina, y lógicamente, también, cada vez más la figura de arquitecto de la información, perfil profesional útil y de prestigio (aunque éste sea, a veces, efímero o pase desapercibido por la masa ingente de intrusismo que inocentemente lo prostituye).

Jesús Bustamante, licenciado en Filosofía por la UCM, habló hace una década en uno de sus artículos de la flamante popularidad que gozó la Information Architecture para aquellos que eran especialistas de la información y que, cuando entusiasmados por la magia del término arquitecto, lograron hacerse sitio en el mundo de la Web y dedicarse al fenómeno en aquellos años previos a la burbuja especulativa (2001).

Sin embargo, a partir del pinchazo de esa burbuja, las empresas de internet tuvieron que cerrar y echar a la gran variedad de pelajes académicos y profesionales, que trabajaban sobre el tema. Aunque, especialmente, los profesionales de la información, tuvieron que enfrentarse a una dificultad añadida; la de explicar a otros exactamente y con claridad lo que hacemos, y por qué somos importantes para una organización. Tras esa etapa, y ante esa dificultad sobrevenida, o vieja amiga, se publicó en el año 2002 el manual clásico de la arquitectura de la información, Information Architecture for the World Wide Web, por los gurús Rosenfeld y Morville.

Hasta ese momento, era el referente bibliográfico para todo aquel que estuviese interesado en la arquitectura de la información a nivel nacional, (ya que muy poco o prácticamente nada se había escrito hasta entonces sobre el tema). No obstante, años después, llegó la obra del profesor Mario Pérez-Montoro, Arquitectura de la Información en entornos web. En este manual, como ya dijo la compañera Irene Blanco, nos ayuda a conocer no solamente todos los sistemas que constituyen la arquitectura de la información de un sitio web (sistemas de organización, sistemas de navegación, sistemas de búsqueda, sistemas de etiquetado, lenguajes documentales), sino también, paso por paso, y ejemplo tras ejemplo, el desarrollo metodológico para poder implementar una eficaz arquitectura de la información en un entorno web.

Mario Pérez-Montoro define la AI, como la disciplina que se encarga de diseñar las páginas para que sean útiles y para que el usuario pueda encontrar lo que busca, o como expone mejor en la contraportada de su libro:

la disciplina que se encarga de estructurar, organizar y etiquetar los elementos que conforman los entornos informacionales para facilitar la localización y recuperación de la información que contienen y mejorar, así, su utilidad y aprovechamiento por parte de sus usuarios.

Una buena definición que integra criterios fundamentales que han de ir intrínsecos en la manera de concebir, desarrollar e implantar una eficaz AI; la usabilidad y la recuperación (de la que está estrechamente unido el concepto de accesibilidad) y en consecuencia el grado de utilidad del sitio web, y además, el nivel de satisfacción por parte de los usuarios cuando se encuentran en el mismo.

Una vez planteada, y definida la disciplina es conveniente plantear algunas cualidades y habilidades que ha de tener un arquitecto de la información. Destacaría dos definiciones de las que acuñó Wurman, sobre arquitecto de información, “ la persona que crea la estructura o el mapa de información que permite a otros encontrar el camino hacia el conocimiento, y como la profesión emergente del siglo XXI encargada de la organización de la información“.

Olga Carreras Montoto, en su blog añade algunas aptitudes  y cualidades parecidas a las que acuñó Wurman sobre este profesional como, por ejemplo, la capacidad de análisis, síntesis, ordenación y estructuración de la información, ya que para proyectos de gran envergadura, diseñar la arquitectura de información de un portal de miles de páginas y decenas de subportales como pueda ser el de una universidad.

Por tanto, ¿quién mejor que el profesional de la información, experto en el tratamiento y en la gestión de la información? ¿Tiene éste cualidades y competencias útiles para desarrollarse como arquitecto de información?

¿No será éste uno de las ocupaciones para hacernos más visibles profesionalmente, tener mejor proyección laboral y tener, además, un trabajo mejor remunerado?

Pero sobre todo ¿estamos preparados para cambiar y aprender nuevas competencias que hoy en día el mercado laboral demanda?

No hay más preguntas, señoría.

The following two tabs change content below.

Cristian Serrano

Diplomado en Biblioteconomía y Documentación, Graduado en Información y Documentación por la Universidad de Murcia. Máster en Gestión de Contenidos Digitales por la UB / UPF. Curso Superior de Redes Sociales y Community Manager por la Universidad Rey Juan Carlos I. Actualmente trabajo como community manager en JDA Asesores y SFAI Spain. Soy de los que piensan que los profesionales de este sector somos, o deberíamos ser, tan grandes informadores como comunicadores. Si gestionamos bien la información, informamos. Si informamos, comunicamos. Solo si comunicamos conociendo todo aquello que damos a conocer, contribuimos a la plena satisfacción del usuario: su formación y aprendizaje. En definitiva, un mero caminante de camino a esta profesión, y quien sabe si a otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *