Cómo prepararse para potenciar la biblioteca donde trabajas - BiblogTecarios

Cómo prepararse para potenciar la biblioteca donde trabajas

Cómo prepararse para que la biblioteca donde trabajas NO la cierren

¿Te han encargado potenciar la biblioteca de la organización donde trabajas?

¿Te encuentras en una situación de incertidumbre porque no saben qué harán con ella ni contigo?

Keep calm, my dearly librarian, hoy vuelvo a Biblogtecarios para explicarte qué puedes hacer para aliviar esa sensación de ¿incertidumbre? ¿impotencia? ¿inconcreción? Seré breve porque quiero que éste sea un artículo fresquito y digestivo para que no te dé más calor esa ¿incertidumbre? ¿impotencia?

Que sí, que en tu trabajo no saben qué hacer con la biblio. La cuestión es que hay que emplear ciertos recursos para sacarla a flote (contratar a profesionales que se encarguen de diferentes tareas: catalogación, clasificación, difusión del fondo bibliográfico para que lo conozca tu público, entre otras), Pero, claro, ¿para luego qué? 

Ahí está esa maldita pregunta: ¿para qué?, y, a partir de ahí, llevamos la incertidumbre como una carga penitente sobre nuestra mente: no sabemos cuándo prescindirán de nosotros. ¿Por qué? Por la sencilla razón, repito, de que no tienen claro lo útil que puede ser una biblioteca dentro de su organización. Y si no tienen claro lo que puede ofrecer una biblioteca en una institución para su público, tú, como bibliotecario o bibliotecaria, no tienes nada que hacer. Bueno, sí, irte y ordenar las enciclopedias Espasa-Calpe que tienen tus tíos en el mueble del salón.

Por tanto, ¿qué podemos hacer?

Ante todo, no te quedes callad@. A veces el silencio es cómplice de la incompetencia. Y la solución está en demostrar qué puedes hacer tú. Sé un poco proactivo y reúnete con tus “superiores”. Las reuniones de una hora a la semana son un mundo. NO seas una mosquita muerta ¿vale? ¡EH!, pero tampoco vayas de persona digna, no actúes con soberbia y te cierres en el: “no tengo por qué demostrar continuamente lo que valgo”. 

No es lucirse y darte aires de grandeza diciendo que tienes amplia trayectoria profesional en el sector, sino de explicar concretamente qué puedes hacer TÚ como responsable de la biblioteca. Que estaría bien proponer COSAS NUEVAS junto a las tareas ordinarias que te han marcado que hagas. Establecer sinergias de trabajo, vamos.

Recuerda: Haz una presentación describiendo los recursos que necesitas para conseguir cada objetivo propuesto. Describe también qué conseguirás si alcanzas ese objetivo: qué beneficio/s conseguirá la organización y subraya el potencial de la biblio una vez lo/s hayas alcanzado/s. Cómo habrá mejorado y, finalmente, concluye con más propuestas de mejora a corto-medio plazo. Así de sencillo.

2) Intenta relacionar tu biblioteca con otros departamentos de la organización. Relaciónate con sus equipos. ¡Que fluya la información! ¿Qué departamentos o qué otras acciones de otros departamentos pueden tener algún nexo con la biblioteca?¿Qué servicios o qué departamentos funcionan mejor en tu organización? ¿Podría hacer algo la biblioteca para potenciar mejor ese servicio? ¿O al revés?

La biblioteca debería ser el núcleo de trabajo de otros departamentos, de otros equipos de trabajo. El centro donde se realizan otras actividades importantes para la organización. En definitiva, más que una instalación, descuidada o no, de libros, es un servicio que ofrece valor transversal e imprescindible para el conjunto de la organización y para su público objetivo.

Soy de los que piensan que la biblioteca funciona por la constancia y las ideas de sus profesionales y por el marketing que se aplique. Evidentemente, sí, el presupuesto también tiene su importancia. Pero NO lo es todo.

3) Creación de una imagen de marca (branding). La biblioteca puede ser la pieza clave que facilite la creación de marca de la organización, ¿por qué no? Es en sí misma un valor más o un atributo que se puede formar la identidad de la marca. Por otro lado, también podemos crear una marca sobre ella.  

¿Cómo?

Yo de ti, haría un plan estratégico de las acciones que se podrían poner en marcha en la biblioteca y que repercuten con otros departamentos. Un plan con los objetivos que quieres conseguir, cómo quieres posicionar tu biblioteca, cómo quieres diferenciarla, qué valores la definen, qué fondo tiene y qué puede ofrecer a su público, etc.

¿Ejemplos más concretos?

Elabora un plan con las actividades que se puedan desarrollar tu biblio. Planteaselas al equipo directivo y al departamento de Comunicación. ¿Qué no hay un dpto de comunicación? No hace falta. Hazlo tú. Sé tú el responsable de comunicación.

Haz un plan de comunicación en conjunto con los objetivos que te has propuesto conseguir para la biblioteca. A partir de ahí podrás planificar mejor el social media (una pieza importantísima), y de ahí tendrás que crear un plan contenidos para dinamizar día a día las redes sociales de la organización (la segunda pieza importante) con el fin de crear dar a conocer la marca de tu biblioteca. No te olvides de integrar los valores que mejor la puedan identificar: utilidad, servicio práctico y accesible, trabajo en equipo, etc.

Lo importante es vender la imagen de que la biblioteca es un activo imprescindible que juega un papel fundamental dentro de la organización.

¿Qué más?

Recopila novedades o recursos de interés para tus usuarios, difunde lo mejor de tu fondo, promociona tu catálogo online, dirígete a tu público con mensajes atractivos a través de las redes sociales.

Recuerda, no te cierres en ideas y ¡potencia tu biblioteca!


Cristian Serrano

The following two tabs change content below.

Cristian Serrano

Diplomado en Biblioteconomía y Documentación, Graduado en Información y Documentación por la Universidad de Murcia. Máster en Gestión de Contenidos Digitales por la UB / UPF. Curso Superior de Redes Sociales y Community Manager por la Universidad Rey Juan Carlos I. Actualmente trabajo como responsable de contenido y social media en JDA/ SFAI y como bibliotecario en la Fundación Catalana de Síndrome de Down. Soy de los que piensan que los profesionales de este sector somos, o deberíamos ser, tan grandes informadores como comunicadores. Si gestionamos bien la información, informamos. Si informamos, comunicamos. Solo si comunicamos conociendo todo aquello que damos a conocer, contribuimos a la plena satisfacción del usuario: su formación y aprendizaje. En definitiva, un mero caminante de camino a esta profesión, y quien sabe si a otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *