Anécdota de un ex estudiante de Documentación - BiblogTecarios

Anécdota de un ex estudiante de Documentación

  • ¿Qué estudiaste? –preguntó con bastante interés.
  • Biblioteconomía y… –intenté contestarle, pero me cortó de lleno. No terminé de exponer la frase.
  • ¡Uf! ¡Documentación! ¡qué coñazo!, ¿no te acuerdas de la asignatura que tuvimos en la Universidad? –se dirigió, de repente, a su compañera de trabajo que se encontraba a su vera. Parecía que tenía que expresarle, momento a momento, los estragos que le supuso la asignatura.

Me quedé absorto. Sólo estaba preparado para responder a las archiconocidas expresiones “Biblioqué?” o “Y eso pá qué sirve?” Así que opté por seguir escuchando.

  • ¡Ah!, sí, tía, Documentación, lo que me costó aprobarla…pero me acuerdo que aprendías cosas…como buscar cosas en Google de diferentes formas, buscar libros…
  • Uf, ya, qué rollazo tía, para aprobarla y todo…

¡Mala memoria la mía! pues no me acuerdo con qué palabras exactas siguió y acabó tal diálogo. En principio, iba a ser una conversación a tres, pero finalmente la plática se cerró en dos personas. Protagonistas que habían cursado, no hace mucho, el martirio de la Documentación como asignatura obligada en algún año de su carrera.Anécdota de un exestudiante de Documentación

No obstante, puestos a ser honestos y un poquito tolerantes, tienen su parte de razón. Si ya muchos hemos padecido o, mejor dicho, sobrellevado ciertas asignaturas cuando estudiábamos Biblioteconomía y Documentación, tanto por sus planes de estudio, –que estaban absolutamente obsoletos–, como por los profesores, –que dejaban mucho que desear por su falta de competencia–, no es de extrañar que para todos aquellos que no eligieron estos estudios les suponga aún más un hastío insoportable.

Sin embargo, lo peor no es que la asignatura fuese un coñazo (imagino que sí pues viniendo de los futuros publicistas, cualquier cosa ajena a su concepción de creatividad sería un tostón), sino el alcance de la ignorancia que tiene esta gente en este contexto, y, sobre todo, las formas con las que exteriorizan su falta de conocimiento al respecto. Pues, ¿acaso saben estas gentes que la Biblioteconomía y la Documentación va más allá de cómo colocar un libro en una biblioteca o buscar cosas en Google?

¡Gensanta! Estamos ante la carrera del futuro (y con menos presente) y todavía nos encasillan, pero no es culpa de aquellos que, en vano, exteriorizan su ignorancia con tal mala y marrana guisa, sino de cómo se imparten las clases, qué conocimientos se dan, y, sobre todo, si son adecuados los planes de estudio para atender las demandas profesionales del mercado laboral, tan cambiante y exigente como la sociedad y uno mismo, ¿o no?

The following two tabs change content below.

Cristian Serrano

Diplomado en Biblioteconomía y Documentación, Graduado en Información y Documentación por la Universidad de Murcia. Máster en Gestión de Contenidos Digitales por la UB / UPF. Curso Superior de Redes Sociales y Community Manager por la Universidad Rey Juan Carlos I. Actualmente trabajo como community manager en JDA Asesores y SFAI Spain. Soy de los que piensan que los profesionales de este sector somos, o deberíamos ser, tan grandes informadores como comunicadores. Si gestionamos bien la información, informamos. Si informamos, comunicamos. Solo si comunicamos conociendo todo aquello que damos a conocer, contribuimos a la plena satisfacción del usuario: su formación y aprendizaje. En definitiva, un mero caminante de camino a esta profesión, y quien sabe si a otras.

Latest posts by Cristian Serrano (see all)

Comments

  1. By Alejandro

    Responder

    • By Cristian

      Responder

  2. By Ana

    Responder

    • By Cristian

      Responder

    • By Luis

      Responder

  3. By sgrant

    Responder

    • By Cristian

      Responder

  4. By Jamileth

    Responder

    • By Cristian Serrano

      Responder

  5. By Agustín

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *